Alivio entre los vecinos del barrio lucense de As Gándaras tras la marcha de los okupas

La empresa Desokupa logró que se fueran del barrio


lugo / la voz

Los vecinos del barrio lucense de As Gándaras ya respiran tranquilos después de que los okupas abandonaran las viviendas de la zona en la que se habían instalado hace meses. «Estamos todos moi satisfeitos porque conseguimos o que queríamos», manifestó Prudencio González, uno de los vecinos que más batalló para poner fin al problema y, además, principal organizador de las manifestaciones celebradas cada domingo a la salida de misa.

El viernes por la mañana, explicó, se presentó en As Gándaras una asistenta social para hablar con los afectados. «Reunímonos con ela e dixémoslle claramente que nós non queríamos saber nada de política e que non éramos racistas. Insistímoslle en que nós só queríamos que nos axudaran a solucionar este problema e botar de aquí aos okupas», manifestó.

Prudencio González añadió que ese mismo día por la tarde un matrimonio que se encontraba residiendo de forma ilegal en la zona de Torre de Doncos abandonó la casa y que el sábado lo hizo otra pareja que, supuestamente, se encargaba de traer a más okupas para instalarse a vivir en viviendas de la zona. «Onte pola mañá confirmoume a propietaria dunha casa okupada que a empresa Desokupa lograra que os ocupantes renunciaran a vivir de xeito ilegal», indicó este vecino, que no niega tener cierto miedo a represalias.

Por su parte, Margarita Reguera, la propietaria de la casa número 51 de la calle Agro do Monte, mostró ayer su satisfacción por el hecho de que la pareja abandonara el inmueble. «Entregaron as chaves e firmaron un documento no que se comprometía a deixar a casa e a non emprender accións legais», dijo la mujer, que aseguró que lo único que dejaron los okupas en buen estado fueron los sofás y una cama.

Ronda de manifestaciones

Los vecinos de este barrio de la periferia del municipio de Lugo dijeron basta ya de okupas y de robos en sus casas el segundo fin de semana del mes de febrero. Ese sábado varios vecinos evitaron que una vivienda fuera okupada y a partir de ahí organizaron concentraciones todos los domingos a la salida de misa. En el trayecto se iban parando en los domicilios ocupados de manera ilegal. «Agora que conseguimos que os okupas marcharan, non levaremos a cabo máis manifestacións», aseguró Prudencio González.

El barrio lucense de As Gándaras se caracteriza por tener varias viviendas que fueron quedando vacías por el fallecimiento de sus propietarios o por su traslado al centro urbano o a residencias. Los pocos vecinos que quedan veían en los últimos tiempos cómo se producían continuos asaltos a las casas y se instalaban en ellas personas sin permiso para hacerlo. Hay algunas casas en cuyo interior se acumulan gran cantidad de bolsas repletas de material. Los vecinos creen que es el «almacén» de los okupas para depositar objetos robados.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
11 votos
Comentarios

Alivio entre los vecinos del barrio lucense de As Gándaras tras la marcha de los okupas