La nueva autopsia de Diana Quer: un indicio más para apuntalar la prisión permanente

La supervisión de la autopsia va a resultar clave en un juicio en el que el eje será determinar si hubo o no agresión sexual

Nave en la que apareció el cuerpo de Diana Quer
Nave en la que apareció el cuerpo de Diana Quer

santiago / la voz

La supervisión de una autopsia está prevista en la ley y tiene por objeto aclarar aspectos que pudieran haber quedado borrosos en el informe inicial. Con esa intención la solicitó la acusación particular en el caso de Diana Quer, que dirige el abogado Ricardo Pérez Lama, un experto en este tipo de crímenes y que es el delegado en Galicia de la asociación Clara Campoamor, una institución que defiende los derechos de la mujer y de la infancia. El informe concluye que José Enrique Abuín Gey, conocido como el Chicle, no mató sin querer a la joven madrileña de 18 años, sino que la asesinó con la intención de ocultar las pruebas del que fue el único móvil del delito: la agresión sexual

Determinar si hubo o no agresión sexual será el eje sobre el que gire el juicio por el crimen de Diana. La autopsia no pudo hallar ninguna prueba de cargo, como hubieran sido restos biológicos del acusado en el cuerpo de la joven. No porque no estuvieran allí, sino porque el cadáver pasó casi 500 días sumergido en agua, lo que habría borrado esas evidencias.

Por ello, el informe de supervisión solicitado por la acusación particular, petición a la que se sumó la Fiscalía, ha tenido en cuenta otros factores. Fundamentalmente, el estudio de la escena del crimen y del comportamiento del acusado comparándolo con otros casos similares. Y así, la conclusión es que hubo agresión sexual. Dicho con palabras llanas, las que utiliza siempre el propio padre de la víctima, Juan Carlos Quer, que a Diana el Chicle no la secuestró, encerró en un coche y la desnudó para llevarla a misa. Lo que pretendía era violarla y el asesinato y la cruel ocultación del cadáver no fue más que la forma de intentar no dejar rastro del crimen.

El informe dirigido por el jefe de Patología Forense del Imelga, José Blanco Pampín, no es una prueba de cargo ni será determinante en el juicio. Es un indicio más. Una pieza más del puzle que las acusaciones intentarán unir en la vista oral para formar una nítida fotografía de lo que sucedió. Será, sin duda, esclarecedor para el jurado popular a la hora de decantarse por una más que probable condena y apuntalará la petición de máxima pena que han hecho el fiscal y la familia: prisión permanente revisable.

La tercera autopsia de Diana Quer sí concluye que fue forzada por el Chicle

M.Gómez / J. R.

Expertos del Instituto de Medicia Legal de Galicia realizaron el estudio, aplicando un análisis estadístico-matemático, a petición de la acusación particular y de la Fiscalía

La Fiscalía, en su reciente escrito de acusación sobre el crimen de Diana Quer, no deja lugar a dudas sobre la comisión del delito contra la libertad sexual en los momentos previos a la muerte de la joven. A la vista de la revisión forense del Instituto de Medicina Legal de Galicia (Imelga), que supone la tercera autopsia que se realiza, la acusación contó con nuevos argumentos de peso para sostener la hipótesis. Pero este último informe no resultó fácil de obtener. Resultaba necesaria la autorización del Juzgado número 1 de Ribeira, que instruye la causa. La petición de la acusación particular chocó contra un muro, de ahí que apelara a la Audiencia Provincial de A Coruña alegando que la ampliación de la autopsia resultaba imprescindible para completar una instrucción rigurosa.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
5 votos
Comentarios

La nueva autopsia de Diana Quer: un indicio más para apuntalar la prisión permanente