InspiraTICs descubre los futuros paisajes y espacios de aprendizaje

Profesores de toda Galicia experimentan nuevos modelos didácticos en el encuentro


vigo / la voz

Descubrir nuevos paisajes de aprendizaje, tanto físicos como virtuales, es fundamental en la enseñanza del presente y del futuro. Fue uno de los aspectos abordados ayer en el decimocuarto encuentro InspiraTICs, espacio educativo de la Fundación Amancio Ortega y la Fundación Santiago Rey Fernández-Latorre, que por primera vez salió de A Coruña para celebrarse en Vigo.

Doscientos profesores gallegos que ejercen la docencia en diferentes etapas tuvieron ocasión de definir espacios y contextos de aprendizaje y, sobre todo, de resolver algunas de las cuestiones que más preocupan en la actualidad a la comunidad educativa. ¿Cómo deben ser las aulas para adecuarse a la nueva cultura del aprendizaje? ¿Cuál sería su configuración? ¿Quién tiene que diseñarlas? ¿Cómo deben estar distribuidas en el centro educativo? ¿Son los únicos espacios de aprendizaje? ¿Puede la tecnología ayudarnos a abrir las paredes de las aulas? ¿Hasta dónde se puede llegar a la hora de programar y de dar protagonismo a los alumnos? Se trata solo de algunas de las preguntas resueltas con el ánimo de dibujar el mejor panorama educativo.

La dinámica de la jornada, ágil y participativa, llevó al intercambio de ideas, propuestas y actividades, tras la introducción con dos breves charlas. La primera, a cargo de la docente del colegio Salesianos de Atocha, Charo Fernández, experta en la metodología pedagógica Paisajes de aprendizaje, y la segunda impartida por Siro López, especialista en creatividad, espacios educativos y comunicación.

Ellos mismos se pusieron al frente de dos talleres, entre los que se repartieron los asistentes del auditorio Mar de Vigo. Uno de ellos planteado para experimentar, personalizar y diseñar modelos didácticos que ayuden a los docentes a programar itinerarios personalizados de aprendizaje en los que se integren las inteligencias múltiples. En el otro optaron por reflexionar, crear y diseñar espacios para la nueva sociedad del aprendizaje.

«Paisajes de aprendizaje es una herramienta de programación de aula, diversa y capaz de llegar a más alumnos. La idea es generar diferentes itinerarios y, sobre todo, conseguir que ellos mismos construyan su propio camino dándoles capacidad de elegir. Ayuda de verdad a que el alumno sea protagonista del aprendizaje mediante un diseño atractivo y, ante todo, riguroso», explicaba Charo Fernández.

«Esto es muy innovador, lo último de lo último. Es utilizar elementos del juego para explicar contenidos», comentaban profesores de varios centros de enseñanza de Galicia, mientras accedían a un puzle.

Otros compañeros escogieron como objetivo el diseño de actividades para la vida submarina, mientras pensaban cuáles serían obligatorias, cuáles optativas o voluntarias, y diseñaban la narrativa, según explicaba Manuel Buendiente. El apellido fue cosa de la ponente, quien les sugirió que cada uno se presentara por su nombre y algo relacionado con la gastronomía.

A Siro López le correspondió poner las cosas en su sitio. «Cuando se habla de espacios existe la creencia de que se trata de cambiar el color de la pared, según la tendencia. Nada que ver. Es mucho más. Hay espacios educativos que generan conflicto y que son fuente de enfermedades. Por ejemplo, la luz natural es fundamental para el aprendizaje y hay aulas con las persianas bajadas en las que los niños están como en una caja», apuntó.

Hay cárceles que están mejor que colegios, donde los presos tienen más espacio»

Por si a alguno de sus improvisados alumnos le pasaba por la cabeza eso de la falta de inversión, añadió: «Hay numerosas iniciativas que no tienen que ver con el presupuesto, sino con el cambio y la mirada. Hay que aprender mucho de África, Latinoamérica y Asia. Es muy importante el equilibrio en el aula, la energía, cuidar los detalles. Esos detalles son los que a veces te hacen volver a un restaurante, tienen un gran componente emocional». Él mismo ha tenido ocasión de comprobar que «hay cárceles que están mejor que colegios, donde los presos gozan de más espacio físico que los alumnos. Las aulas se diseñan por el tamaño del pupitre y maltratan la infancia. ¡Basta ya de cemento y hormigón!», exclamó.

Dejó clara la necesidad de saber que la prioridad es el niño, que el espacio está en función del aprendizaje y que la escuela empieza en el barrio, de ahí la importancia incluso de los accesos a los centros de enseñanza.

Pidió a los docentes que dibujaran en un folio su colegio y el patio con resultado un tanto desalentador. En la mayoría de los casos apenas se apreciaba poco más que un rectángulo.

El encuentro, presentado por Mónica Cantón, concluyó con una mesa redonda moderada por Carlos Magro, quien recordó que innovar es dialogar con otros y que «trabajar en grupo nos hace más creadores». El reto ahora para los docentes participantes en InspiraTICs es poner el lunes en marcha el Paisaje de aprendizaje y observar su propia escuela.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

InspiraTICs descubre los futuros paisajes y espacios de aprendizaje