Aumentan un 10 % en Galicia los grafitis en trenes en solo un año

La limpieza de pintadas supuso un coste cercano al medio millón de euros en el 2018, apenas el 2,8 % del total empleado en todo el Estado

Imagen de la pintada realizada en un tren de cercanías en Monforte de Lemos
Imagen de la pintada realizada en un tren de cercanías en Monforte de Lemos

Redacción / La voz

Hace un mes la policía detuvo en Oviedo a dos jóvenes que supuestamente formaban parte de un grupo de grafiteros que recorrían España estampando su sello a golpe de espray sobre trenes detenidos en estaciones de trece localidades diferentes. Lugo y Ourense estaban entre las ciudades donde la banda, según la Policía Nacional, cometió presuntamente más de 200 delitos de daños valorados en 847.000 euros.

Aunque Galicia no es de las comunidades más afectadas por este tipo de asaltos debido a que la presencia de un servicio de cercanías _los trenes preferidos por los vándalos_ resulta anecdótica, el número de grafitis realizados sobre trenes va en aumento al pasar de 143 en el 2017 a 160 un año más tarde.

La limpieza de los 2.566 metros cuadrados de vagones decorados en la comunidad durante el 2018 supuso en ese mismo ejercicio un coste total de 426.019,38 euros frente a los 425.764,99 que tuvo que emplear Renfe un año antes para adecentar los trenes. Los datos fueron facilitados por el Gobierno en respuesta a una pregunta escrita formulada en el Congreso por el diputado socialista José Zaragoza.

Las pintadas en trenes en Galicia como las que supuestamente hicieron los jóvenes detenidos en Oviedo son escasas en comparación a las que sufren los ferrocarriles en Cataluña y Madrid. Y de esas dos comunidades, es la catalana la que se lleva la palma, incluso aunque el número de grafitis contra estos bienes materiales haya bajado en un año. Con todo, únicamente en el 2018 la empresa dependiente del Ministerio de Fomento tuvo que emplear más de 7 millones de euros para retirar las pintadas, el triple de lo empleado en Madrid. En el extremo contrario, con incluso menos pintadas registradas que en Galicia, están La Rioja, Extremadura, Navarra y Castilla-La Mancha.

El gasto que supone para las arcas públicas la limpieza de pintadas o grafitis en material móvil de Renfe superó los 14,8 millones de euros durante el 2018. Esa cantidad es la base sobre la que sostiene la campaña lanzada por Renfe coincidiendo con la feria de arte Arco de Madrid: «Esta es la obra más cara y la hemos pagado entre todos».

Ese lema acompaña la puerta de un tren totalmente decorado. Con ello, la compañía pública pretende concienciar a la ciudadanía sobre el enorme gasto público que implican los daños en los vagones.

Difíciles de localizar

La concienciación que busca Renfe empieza por conocer el valor de los bienes que son objeto del asalto. De ahí que expertos en patrimonio suelen abogar por la educación como arma para poner freno a las pintadas en todo tipo de inmuebles.

No cabe duda de que coger infraganti al autor de una pintada es complicado y, de ahí, que las multas que se ponen por la realización de este tipo de actos no deje de ser una anécdota. Con todo, la Xunta ha endurecido las sanciones que ahora pueden llegar hasta los 150.000 euros cuando el objeto del ataque resulte un bien protegido.

En el caso de una infracción leve contra un edificio la sanción se queda en unos 100 euros. Cuando la pintada aparece en el entorno de un Bien de Interés Cultural (BIC) pueden llegar a los 6.000 euros.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

Aumentan un 10 % en Galicia los grafitis en trenes en solo un año