Los fondos de inversión se pelean por el negocio seguro de la AP-9

Carlos Punzón
Carlos Punzón VIGO / LA VOZ

GALICIA

JOSE PARDO

Ya no quedan marcas bancarias en el accionariado, en el que Sacyr será la que decida el control

18 abr 2019 . Actualizado a las 19:19 h.

Dieciséis bancos constituyeron en 1973 el capital social de Audasa. A falta de 29 años para que concluya su concesión de la AP-9, ya no queda ninguna entidad financiera en el accionariado.

Los pleitos cruzados y la venta esta semana de las participaciones de Liberbank a Corsair Capital son muestras de la guerra sin tregua que los principales fondos de inversión del mundo libran por Itínere, la empresa matriz de Audasa. La AP-9 es la estrella del grupo, un negocio seguro y cimiento de la rentabilidad de Itínere. Pero su futuro depende ya más de decisiones que se tomen en Estados Unidos, Holanda o Canadá que en España, y mucho menos de lo que se dirima en Galicia.