La AP-9 recaudará aún 14.556 millones más

Carlos Punzón
CARLOS PUNZÓN VIGO / LA VOZ

GALICIA

XOÁN A. SOLER

Audasa ingresará diez veces el valor de la inversión realizada en construcción de la autopista

18 abr 2019 . Actualizado a las 19:19 h.

La AP-9 seguirá siendo un negocio redondo y cada vez más seguro, si cabe, conforme Audasa avance en la concesión a la que todavía le restan algo más de 29 años por delante. A falta de conocer el balance económico completo del 2018, los usuarios de la principal autopista de Galicia han dejado moneda a moneda en sus cabinas de peaje 2.865 millones de euros desde que se levantó por primera vez una de sus barreras en abril de 1979.

Pero el Ministerio de Fomento traza un horizonte de negocio para Audasa que hará que lo recaudado en los cuarenta años de vida transcurridos de la autopista vaya a representar tan solo el 16,4 % del negocio previsto a cuenta del vial.

Un anexo de la documentación con la que el Ministerio de Fomento autorizó a Audasa un incremento anual acumulativo de un 1 % en sus peajes durante 20 años para recuperar la inversión hecha en la ampliación de Rande y la circunvalación de Santiago, desvela la dimensión del negocio que supone la autopista gallega y lo que aún les resta por pagar a sus usuarios. En dicho documento la Delegación del Gobierno en las Sociedades Concesionarias de Autopistas Nacionales de Peaje estima que la AP-9 recaudará en peajes entre el 2019 y el 2048 nada menos que 14.556,3 millones de euros.

El órgano dependiente del Ministerio de Fomento estima que con el escenario que existía antes de que Audasa comenzase a amortizar las obras de Vigo y Santiago, la concesionaria habría recaudado 13.094,67 millones de euros entre este año y el final de la concesión en agosto del año 2048. Pero añade 1.461,71 millones de euros más a cuenta de ese 1 % acumulativo que experimentan los peajes de la AP-9 ya desde octubre del año pasado cuando la concesionaria fue autorizada a cargar sobre sus clientes las obras de ampliación que costaron 223 millones de euros.

De los 385.629 euros que recaudó al día Audasa en el 2017 (último ejercicio completo), pasará a ingresar de media cada jornada de los próximos treinta años 1,3 millones de euros, según las cuentas del ministerio.

Así se hace el cálculo

Para calcular la evolución de negocio previsible en el vial de pago, Fomento estima que la AP-9 registrará un incremento en su volumen de tráfico de entre 4 y 6 puntos hasta el año 2028, y después lo hará de manera más moderada variando su crecimiento entre un dos y un tres por ciento. El ministerio agrega como supuesto que los precios de los peajes en España se actualicen cada ejercicio hasta mitad de siglo un 2,5 % de media. Y con esos parámetros los técnicos de Fomento dibujaron una evolución en los ingresos de Audasa que arrancará este año en 156 millones de euros, pasará de los 200 millones en el año 2023, rebasará los 400 millones diez años más tarde y alcanzará su techo en el último año completo de la concesión con 830,7 millones de euros ingresados por peajes. Pero a esa simulación el ministerio añadió el 1 % de las obras que se irá sumando hasta que se quede a cero la cuenta de lo pagado por la concesionaria para dotar de sendos nuevos carriles por sentido en el paso sobre la ría de Vigo y alrededor de la capital de Galicia. Esa cuenta es la que atribuye a Audasa una factura final que le supondrá haber cobrado peajes a lo largo de los 70 años de concesión por valor de 17.421,37 millones de euros. En el 2047, el último año completo en manos privadas, se estima que la recaudación multiplique casi por seis los niveles de caja actuales.

Diez veces el valor de la AP-9

El valor de la autopista, según el último balance visado por el Ministerio de Fomento es de 1.753,5 millones de euros, con lo que de llegar a ser realidad la previsión de negocio calculada por el ministerio, Audasa habrá multiplicado prácticamente por diez la inversión realizada en la construcción de la AP-9.

Para los usuarios de la autopista, la cuenta a saldar con Audasa aún habría resultado más gravosa si en el 2015 hubiera salido adelante la propuesta de la concesionaria de acabar con la gratuidad para los conductores de los tramos Vigo-O Morrazo. El Consejo de Estado se hizo eco en el 2017 del planteamiento que hizo Audasa ante el conflicto suscitado con Fomento por reducir a la mitad la factura que el ministerio abona a la concesionaria a cambio de no cobrar a los usuarios en ambos tramos.