Médicos extracomunitarios sin mir, en la calle tras años trabajando en el Sergas

Elisa Álvarez González
Elisa Álvarez SANTIAGO / LA VOZ

GALICIA

Un grupo de los médicos extracomunitarios que se han quedado sin contrato en el Sergas
Un grupo de los médicos extracomunitarios que se han quedado sin contrato en el Sergas ÁNGEL MANSO

«Estamos colegiados, hemos salvado vidas y no conocemos una queja acerca de nuestro trabajo»

04 oct 2019 . Actualizado a las 18:07 h.

Son más de 40 facultativos, repartidos en las áreas de A Coruña y Santiago, y hace unos días recibieron una llamada del Sergas diciéndoles que no los contratarían más. «A mí, teniendo una guardia programada para ese fin de semana, y con el contrato firmado», explica Alejandro Ferrer, médico con el título homologado, pero sin la especialidad reconocida por el ministerio. Llevan años realizando sustituciones en los centros de salud y los puntos de atención continuada, siempre que se acababan las listas de médicos con mir. Y a ello han dedicado sus últimos años, en algunos casos a tiempo completo. Son el colectivo de médicos eventuales sin mir del Sergas, que se han agrupado para defenderse y negar algunas de las cosas que se han dicho de ellos.

«Estamos colegiados, pagamos un seguro de responsabilidad civil y en estos años no conocemos una queja de jefes de servicio o coordinadores de PAC acerca de nuestro trabajo o preparación. Hemos salvado vidas y contribuido a mejorar la calidad de vida de los pacientes», explican. En el caso de Alejandro, por ejemplo, cirujano vascular en Cuba, dejó de trabajar en un hospital privado para hacerlo solo en el Sergas, ya que los llamamientos eran muy frecuentes. Desde noviembre del 2011 hacía sustituciones e incluso realizó un período de formación al llegar de Cuba en el centro de especialidades de O Ventorrillo. «Nos han capacitado los mismos docentes que están el Sergas», dice.

Los médicos sin la especialidad reconocida, a quienes se les ha rescindido el contrato en la sanidad pública, no entienden la decisión y saben que solo los llamaban cuando se acababan las listas de sustitutos mir. Lo que no aceptan es que se diga que son una amenaza para la población o que se alarme a la gente. «Somos tan profesionales como cualquiera, hemos estado formándonos y reciclándonos y tenemos experiencia de años», explica Ferrer. Hay comunidades, como Madrid o Valencia, en donde a estos médicos se les hace contratos más estables.