Los móviles robados en Galicia acaban en el mercado negro en Marruecos

Los ladrones se llevan los teléfonos de alta gama, que son los más valorados en otros países

Dos ladrones grabados por una cámara de seguridad mientras arrancan los móviles en una tienda de telefonía
Dos ladrones grabados por una cámara de seguridad mientras arrancan los móviles en una tienda de telefonía

Redacción / La Voz

Los móviles de alta gama que una banda está robando estos días en distintas tiendas de telefonía de Galicia pueden tener como destino Marruecos y otras zonas del norte de África. Eso es al menos lo que sospechan los investigadores de este tipo de robos y lo que viene ocurriendo con la mayoría de los teléfonos que son sustraídos en España, tanto los que son robados en las tiendas como los que se roban a particulares en plena calle. Marruecos es uno de los destinos preferidos por las organizaciones que trafican con móviles robados porque es uno de los países que en los que no es efectivo el sistema de bloqueo con el identificador IMEI.

El IMEI es el DNI del teléfono, un número que lo acompaña desde su fabricación. El comprador debe conocerlo desde el primer momento para poder desactivar el dispositivo en caso de robo. El IMEI aparece en los ajustes del teléfono, en la factura de compra y en la caja del móvil. Tras ese bloqueo, el terminal ya no se puede utilizar en España para hacer llamadas porque resulta imposible activar la tarjeta SIM. Al ladrón le quedan entonces solo dos opciones: llevarlo a un mercado negro en el extranjero o venderlo por piezas.

«Somos la tienda Apple del norte de África», aseguró hace unos años un especialista de la Policía Nacional de Málaga en plena oleada de robos de móviles en aquella ciudad. Los investigadores comprobaron que había una red de compraventa de móviles robados que terminaban en Marruecos. Lo que está ocurriendo en las últimas semanas en Galicia no parece que sea atribuible a una organización como tal, explican fuentes conocedoras de este tipo de operaciones. Lo que sí es seguro, añaden las mismas fuentes, es que hay una serie de receptadores de teléfonos robados y que saben cómo enviarlos a un país en el que sí puedan ser activados y utilizados tras venderlos en un mercado negro.

Vendidos por piezas

La otra opción, la de venderlos por piezas, es también muy utilizada por este tipo de ladrones, que suelen elegir una zona determinada en la que pegan palos durante varias semanas hasta hacerse con un número de teléfonos suficiente para obtener beneficios con su venta por partes. Los componentes de estos teléfonos de gama alta son muy valorados en el mercado negro, ya que los repuestos originales suelen ser muy caros.

La Policía Judicial de la Guardia Civil sigue la pista de la banda formada al menos por dos ladrones que estos días se dedica a asaltar tiendas de telefonía por toda Galicia. Entran en los establecimientos a cara descubierta y solo tapados con una gorra. Luego, cogen los teléfonos más caros que hay en el expositor, casi siempre modelos iPhone. El coste de cada teléfono supera los mil euros, además de los daños que causan en el expositor al arrancar los terminales.

Así opera la banda que roba móviles en Galicia

José Manuel Pan
;
Las cámaras de al menos cuatro tiendas captan a los ladrones que roban móviles a cara descubierta Las cámaras de seguridad de varios establecimientos captaron a estos amigos de lo ajeno en más de una ocasión

Los ladrones entran a cara descubierta en las tiendas y de cada una se llevan tres o cuatro móviles. El botín suele ser superior a los 4.000 euros

Viveiro y Ribadeo, en la provincia de Lugo, son los últimos lugares en los que han sido detectados los dos integrantes de la banda que asalta tiendas de telefonía móvil por toda Galicia. En los últimos días han entrado también en establecimientos de Sarria (Lugo) y de Boiro, Ordes, en la provincia de A Coruña. Pero sus andanzas también podrían extenderse a otras tiendas de telefonía de Pontevedra, según algunas fuentes.

Los investigadores de la Guardia Civil tienen pocas dudas de que los ladrones son los mismos en todos los casos, ya que actúan a cara descubierta, solo tapados con unas gorras, y utilizan siempre el mismo modus operandi. Entran en la tienda a plena luz del día y no les importa que haya empleados o clientes. Los asaltantes se dirigen al expositor en el que están los teléfonos móviles más caros, en casi todos los casos, iPhone de última generación, y los arrancan de sus bases. Después se dan media vuelta y abandonan el local con los teléfonos en la mano. En algún caso llegan incluso a encararse con los empleados que les hacen frente.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Los móviles robados en Galicia acaban en el mercado negro en Marruecos