La jueza interrogará a la secretaria del psiquiatra investigado por abusos

El médico alegó al Sergas que era opinable que no fuese normal masajear a pacientes


santiago / la voz

La jueza de Santiago que investiga al psiquiatra Emilio González Fernández, denunciado por abusos sexuales sobre pacientes, ha llamado a declarar a la secretaria que trabajaba en la consulta privada del médico, que estaba situada en una céntrica calle del Ensanche compostelano. La magistrada Ana López-Suevos, una experta en delitos contra la mujer, la interrogará en calidad de testigo a petición de la abogada de la denunciante principal, cuyo caso, al contrario que los otros nueve que hasta el momento maneja el Juzgado de Instrucción número 1 de la capital gallega, no habría prescrito porque los hechos habrían tenido lugar hace menos de cinco años.

El testimonio de esta empleada del psiquiatra será importante para determinar una cuestión central en la investigación, como es si el médico estaba o no a solas con sus pacientes, como han explicado todas las mujeres que hasta ahora han declarado ante la jueza. Todas ellas han relatado que la estancia en la que trabajaba la secretaria estaba situada cerca de la puerta de entrada de la clínica, mientras que el despacho del médico se encontraba en el otro extremo del piso y separado por un pasillo.

En su declaración ante la jueza, el psiquiatra negó las acusaciones y, entre los argumentos que utilizó, estaba que las denunciantes no estaban a solas con él, sino que acudían acompañadas de familiares y que, en todos los casos, en su consulta privada estaba presente la secretaria que ahora tendrá que declarar. También hay denuncias por hechos que acontecieron en la consulta del Sergas, en el ambulatorio Concepción Arenal de Santiago, y en ese caso también explicó el médico para rechazar las acusaciones que había mucha más gente presente por tratarse de un lugar muy concurrido.

No en vano, al menos una de las mujeres que denunciaron los abusos llegó a presentar una queja ante el Servizo Galego de Saúde (Sergas), que acabó dándole la razón a la mujer y el 4 de junio del 2010 le abrió un expediente disciplinario por el que le impuso una sanción de suspensión de funciones por un período de tres meses. Emilio González Fernández presentó recurso de alzada, pero el órgano dependiente de la Xunta lo desestimó, por lo que el facultativo decidió presentar un contencioso-administrativo que fue desestimado el 18 de julio del 2011 por un juzgado compostelano, decisión que el 4 de junio del 2012 ratificó el Tribunal Superior de Xustiza de Galicia al decretar desierto el recurso de apelación que había presentado el psiquiatra, que decidió desistir de su reclamación y al que además condenaron a abonar las costas de la instancia en el TSXG.

En su recurso contra la sanción del Sergas de tres meses de empleo y sueldo por falta muy grave, González Fernández alegó que las infracciones habían prescrito y caducado y que se había vulnerado su derecho de defensa porque los hechos imputados no eran claros, argumentos que desestimó el Juzgado Contencioso-Administrativo número 1 de Santiago. Negó que intentara besar a la paciente y explicó que era «una opinión» el que se considerase anormal el que le diese masajes en la parte alta de la espalda, acusaciones que no llegó a decir que fuesen falsas. La jueza las dio por ciertas y destacó en su sentencia que en modo alguno es una práctica común «proceder a practicar técnicas de relajamiento con sus pacientes».

Una víctima del psiquiatra de Santiago: «Este hombre me destrozó la vida. Todas deben denunciar para hacer justicia»

Xurxo Melchor
Una decena de víctimas han denunciado a Emilio González, en una imagen de archivo
Una decena de víctimas han denunciado a Emilio González, en una imagen de archivo

Tras una década de angustioso silencio por miedo a no ser creída, ahora habla para que salgan a la luz todos los casos

Tras una década de angustioso silencio, diez voces se han alzado hasta el momento para denunciar al que fue su psiquiatra, Emilio González Fernández, por, presuntamente, abusar sexualmente de ellas cuando fueron sus pacientes. La mayoría han callado todo este tiempo y solo algunas interpusieron quejas ante el Sergas o el Colegio Médico de A Coruña. Por miedo o, más bien, por miedos. A ser juzgadas por sus parejas, por un injusto sentimiento de culpa por no haber sido capaces de evitar la situación y, fundamentalmente, por temor a que no las creyeran. «Él era mi psiquiatra y pensé que cómo iba yo a demostrar que no estaba loca», explica una de ellas con la voz aún quebrada por la tristeza pese a que han pasado más de diez años. «Este hombre destrozó mi vida. He estado todo este tiempo mirando el periódico todos los días con la esperanza de que el caso saliese a la luz», explica. Su deseo se cumplió la semana pasada. Y se fue directa al Juzgado de Instrucción número 1 de Santiago para denunciar los hechos ante la magistrada que dirige la investigación judicial, Ana López-Suevos.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

La jueza interrogará a la secretaria del psiquiatra investigado por abusos