Constructores de Barreiros apelan al Supremo: «Non somos delincuentes»

La batalla emprendida por los constructores que vieron como las obras que habían emprendido en el concello lucense eran paralizadas continúa en el Supremo.

El promotor José Quintas en una foto de archivo
El promotor José Quintas en una foto de archivo

ribadeo / la voz

El pulso judicial por el urbanismo en el municipio lucense de Barreiros sigue adelante. Tras encajar los constructores el golpe de perder en el Tribunal Superior de Xustiza de Galicia (TSXG) la veintena de demandas en las que reclamaban a la Xunta unos 50 millones de euros en indemnizaciones, se han presentado varios recursos en el Tribunal Supremo. El último es el de Parque Empresarial Melide, firma que pide la mayor compensación económica, 13,6 millones de euros.

Buena parte de las esperanzas de los constructores se fundamentan en un precedente en Barreiros, cuando en el 2014 el Tribunal Supremo corrigió al TSXG y, a raíz de una demanda de un promotor, anuló la intervención de la Xunta. Lo hizo por un defecto de forma en las normas urbanísticas provisionales, suficiente para desdecir al TSXG y dar pie a que se presentasen todas las demandas que siguieron. De momento, la Xunta se ha librado, pero las indemnizaciones millonarias quedan ahora en manos del Supremo.

«Nós xa intuíamos, por circunstancias que non vou dicir, por presións e outras cousas, que a sentencia ía ser favorable á Xunta. Xa contabamos con ir ao Supremo, e coma nós, moitos máis. Temos argumentos de peso para que nos dean a razón», apunta José Quintas, responsable de Parque Empresarial Melide.

Así, opina que el argumento del tribunal de que la intervención de la Xunta no impidió seguir las obras años después, es demagógico: «Cando pararon as obras cortouse a financiación e despois xa non había mercado; pasara o ciclo inmobiliario. Nos tiñamos un préstamo bancario de 16 millóns de euros catro días antes de saír o decreto da Xunta que paralizou todo», dice Quintas, que se considera víctima de una «inxusticia total»: «Había xente que pagara máis de 700.000 euros por un chalé sen empezar a obra, pero a Xunta paralizou todo e así está hoxe Barreiros».

«Aquilo foi unha ruína total. Tiñamos investidos arredor de dez millóns de euros, había riqueza, traballo... Tiñamos un proxecto, legal, para facer 600 vivendas con unha facturación de cen millóns de euros, entre apartamentos e chalés, e todos os servizos. E agora hai catro vacas en primeira liña de praia», añadió Quintas, quien reconoce que muchos constructores son víctima de prejuicios: «Nós, e coma nós moitos outros, levamos toda a vida traballando nesto. Houbo quen foi a especular, pero nós fomos a Barreiros porque había negocio, e metéronnos a todos no mesmo saco, arruinando a xente honrada e traballadora. Non somos delincuentes», concluyó.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Constructores de Barreiros apelan al Supremo: «Non somos delincuentes»