Feijoo antepone la mejora de las cuentas del Estado y enfría las transferencias

Cree que la receptividad del PSOE es una «trampa» para satisfacer a Cataluña


santiago / la voz

Transferencia de competencias, sí, pero el dinero y los proyectos por delante. El presidente de la Xunta ha dado un paso atrás en su carrera por avanzar en el autogobierno de Galicia, a la que se lanzó hace solo diez días, y ahora quiere que no se desvíe la atención sobre lo que él considera el mayor problema de la comunidad, que es el desequilibrio en el reparto de los Presupuestos Generales del Estado.

A pesar de este movimiento, Feijoo ha evitado una rectificación pública -ayer insistió en que Galicia tiene derecho a equiparar su techo competencial al del País Vasco y Cataluña- pero ajusta su discurso a la línea marcada por Génova ayer mismo con el resto de los barones, consistente en presionar al Gobierno de Sánchez reclamando más fondos sin agitar el árbol de las transferencias, una coyuntura en la que nacionalistas y socialistas se sienten cómodos en el actual contexto, aunque por motivaciones diferentes.

El líder gallego, que insiste en que su relación con sus compañeros del partido «goza de excelente saúde», enfría así un debate en Galicia al que también se han lanzado los grupos de la oposición parlamentaria, en parte por convicción política y también para poner a prueba la capacidad del PPdeG para desafiar a la dirección nacional. Tras unos días de cierta alteración en torno a este asunto, Feijoo ha concluido que la apertura del debate competencial es en realidad una «trampa» para que el Gobierno central pueda avanzar en las negociaciones con el País Vasco, pero, sobre todo, para poder ofrecer a las fuerzas independentistas catalanas argumentos para que apoyen los Presupuestos. «Non imos servir de coartada para facer as transferencias que lle pete. Galicia coñece o seu teito competencial, pero tamén sabe perfectamente das súas prioridades», dijo ayer en una inauguración en Santiago. Se refería en concreto a la «restitución» del dinero que desapareció de las cuentas respecto al 2018; al cobro de las liquidaciones negativas pendientes del 2018; y, «por suposto», a la transferencia de la AP-9, enumeró.

La maquinaria interna del PPdeG funcionó como un reloj, porque a la misma hora, pero en el Parlamento, era el portavoz Pedro Puy el que rebajaba las ansias de la oposición en la reclamación de nuevas áreas de autogobierno. Y también alertaba de la «cortina de fume» de los socialistas en Madrid para airear un debate técnico «e longo» que privaría a los ciudadanos de lo relevante, que a su juicio son las «preocupantes» cuentas diseñadas para Galicia. «Se de verdade queren reforzar o autogoberno de Galicia, o primeiro que teñen que facer é atender as nosas demandas». Y por si alguna declaración chirriaba aclaró que, en materia de competencias, el partido estaba «onde sempre estivo».

Entre Vox y EH-Bildu

Además del melón abierto de las transferencias, los grupos parlamentarios también quisieron derivar el discurso político de Galicia hacia las declaraciones del presidente provincial del PP en A Coruña, Diego Calvo, que este fin de semana dejó la puerta abierta a alcanzar pactos con cualquier partido siempre que existan puntos en común y sin establecer «cordones sanitarios», en evidente referencia a Vox.

El portavoz Pedro Puy abundó en esta idea siempre que resulte beneficiosa «para a cidadanía», y puso el foco en el «pacto permanente de colaboración» alcanzado por el BNG con fuerzas como ERC, con líderes detenidos por el proceso soberanista catalán, y con EH-Bildu, que organiza «festas de benvida» cuando los etarras salen de la cárcel. A su juicio, este acuerdo no ha sido sometido a un escrutinio «tan severo». En todo caso, puso límites a los pactos que pueda alcanzar el PP, que son los principios fundamentales de la Constitución y del actual Estatuto de Autonomía de Galicia.

Los grupos de la oposición lanzan su catálogo de reclamaciones para presionar al PPdeG

Los tres grupos parlamentarios de la oposición han lanzado su catálogo de propuestas para que Galicia reclame al Estado nuevas transferencias de competencias, al margen de la AP-9, que ya está en tramitación.

En MAREA

Centralista o autonomista. El líder de En Marea, Luís Villares, ha pedido al PPdeG que defina su estrategia «centralista ou autonomista», que ve incompatible con posibles pactos con Vox. En concreto, ha pedido las transferencias de tráfico y seguridad vial, servicio de cercanías ferroviarias, ordenación del sector pesquero, seguridad marítima, puertos de interés general, inspección de trabajo, salud penitenciaria y gestión de becas de estudios.

PSDEG

Más acción. El portavoz parlamentario del PSdeG, Xoaquín Fernández Leiceaga le pidió a Feijoo «menos declaracións e máis acción» y está dispuesto a negociar ampliamente el tipo de transferencias que Galicia debe reclamar, pero de momento expone los siguientes objetivos: inspección de trabajo, la gestión del catastro, sanidad penitenciaria, paradores de turismo y el control de la AP-53.

BNG

«Travestismo político». Ana Pontón sospecha que el PPdeG está haciendo un ejercicio de «travestismo político» y duda que haya una intención última de «frear a recentralización», pero mientras, su grupo parlamentario quiere que el Parlamento reclame la transferencia de la gestión del salvamento marítimo «para evitar outro Prestige»; las competencias de tráfico y un sistema de financiación que imite el modelo del cupo vasco y que incluya el impuesto de sociedades.

La oposición exige a Feijoo una agenda para negociar transferencias

Juan Capeáns

El presidente evita citar prioridades e insiste en que lo más importante es lograr más fondos en los presupuestos del Estado

La oposición en el Parlamento de Galicia quiere una agenda para negociar las transferencias y dinamismo por parte del Gobierno gallego. Todos los grupos han hecho sus peticiones al respecto, y de forma unánime han dudado sobre las intenciones reales de Feijoo de abrir este debate con el Estado tras una década sin movimientos en este sentido. En concreto, En Marea ha reclamado a la Xunta que defienda ante el Gobierno central la transferencia de las competencias en tráfico y seguridad vial, servicio de cercanías ferroviarias, ordenación del sector pesquero, seguridad marítima, puertos de interés general, inspección de trabajo, salud penitenciaria y gestión de becas de estudio. El portavoz Luís Villares, que enumeró estos asuntos, cuestionó que el PPdeG esté dispuesto a avanzar en esta línea y al mismo tiempo darle cancha a Vox, como interpretan que hizo el presidente provincial de A Coruña, Diego Calvo, que declaró que no cerraba los acuerdos con ninguna fuerza política.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
8 votos
Comentarios

Feijoo antepone la mejora de las cuentas del Estado y enfría las transferencias