El conflicto de las ambulancias se tensa

Vehículos quemados, huelga a partir del vierners  y una patronal que no negociará si no se eleva el concurso enquistan el sector

Ambulancia calcinada en Tui
Ambulancia calcinada en Tui

El sector de las ambulancias vuelve a la huelga el viernes. Todas las movilizaciones de este sector han ido acompañadas de sabotajes en los vehículos en mayor o menor grado. Pero en esta ocasión han llegado con una semana de antelación, y el conflicto se enquista cada vez más.

¿Cuál es el origen del conflicto?

No es reciente. Se retrotrae al último concurso del 061 del período 2015-2019. La Xunta licitó el contrato del transporte sanitario terrestre urgente por 121 millones de euros para cuatro años, cifra que para algunas empresas, sobre todo las pequeñas, era demasiado baja, lo que en la práctica las dejó fuera del concurso. Finalmente la adjudicación de los 14 lotes salió por 115 millones. Ambuibérica, de Valladolid, se llevó el porcentaje más importante, 26 millones. Las pequeñas empresas advirtieron que estas condiciones a la baja harían que el servicio no fuese viable, y en este caso estuvieron en lo cierto.

¿Cuándo empezaron los problemas?

Las revisiones salariales a las que obliga el convenio laboral, lo ajustado del coste del concurso y modificaciones sobrevenidas por la normativa -como el cambio de las luces de los vehículos-, han llevado a las empresas de ambulancias a una situación que, dicen, no pueden mantener. Aseguran que las pérdidas anuales rondan los cinco millones de euros, y ya en octubre del 2017 pidieron la inaplicación del convenio para poder mantener el servicio, es decir, poder rebajar el coste salarial, algo a los que los sindicatos no están dispuestos. Como esta inaplicación no fue aprobada, la patronal presentó la renuncia al servicio en diciembre, pero la Xunta tiene aún ocho meses para tomar una decisión.

¿Qué quiere la patronal?

Que el nuevo concurso del 061 salga con un presupuesto más elevado. Enrique Blanco, presidente de la Federación Gallega de Empresas de Ambulancias (Fegam), asegura que no se puede firmar un convenio con los sindicatos si el concurso no está dotado. Afirma que el coste debería rondar los 51 millones de euros anuales -el anterior salió por 121 para cuatro años- para garantizar las condiciones del servicio, «salvo que la Administración quiera cambiar el modelo». El 061 ya anunció que habrá un nuevo concurso y la previsión es que se dé a conocer a finales de febrero o principios de marzo, pero para las empresas de ambulancias lo importante es el importe que maneje. El anuncio, en estos momentos, con la huelga ya convocada, «llega tarde, lo que ha hecho es incendiar más el conflicto, porque no tiene fecha ni presupuesto». Según la patronal, los sindicatos reclaman un nuevo convenio que supondrá un 30 % más de presupuesto, «algo que no es coherente ni ético». De hecho las empresas ya aseguraron que no garantizan el servicio a partir del 31 de marzo.

¿Y la Xunta?

La Xunta asegura que agilizará el contrato. No obstante, y en esa línea se manifestó el vicepresidente, Alfonso Rueda, las empresas sabían perfectamente las condiciones que firmaban cuando asumieron el concurso y deben garantizar el servicio, ya que además es una prestación esencial. La huelga empezará el viernes, día 8, y si no se llega a un acuerdo antes será indefinida a partir del 10 de marzo.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
6 votos
Comentarios

El conflicto de las ambulancias se tensa