Rivera Arnoso: «Agora podo dedicarme á natureza»

Fue todo un referente del nacionalismo gallego, su primer alcalde en Ferrolterra, manteniéndose en el cargo casi 30 años. Dejó el BNG, pero sigue fiel a Beiras y a su gran afición: la botánica

Rivera Arnoso, ayer en su parque botánico, en el que tiene 2.400 árboles
Rivera Arnoso, ayer en su parque botánico, en el que tiene 2.400 árboles

Muy condicionado por una gran pérdida de vista a causa de una vasculitis provocada por una infección vírica de origen desconocido, Xosé María Rivera Arnoso, que en la actualidad tiene 73 años, disfruta de una merecida jubilación después de casi tres décadas al frente del gobierno municipal de Fene. Y lo hace en una gran casa indiana en la que llegaron a convivir hasta 12 personas de su familia, pero en la que desde la muerte de su última tía, hace siete años, reside él solo, por lo que únicamente ocupa parte de la planta baja.

El que ostentó la alcaldía fenesa durante 28 años -salvo los cuatro primeros, los del primer mandato de la democracia, lo hizo siempre con mayorías absolutas-, asegura apañárselas bien, tanto en su vida cotidiana como lejos de la política activa, desde que en el 2007 se dio de baja en el BNG.

Rivera Arnoso fue alcalde de Fene con el BNG entre 1979 y el 2007
Rivera Arnoso fue alcalde de Fene con el BNG entre 1979 y el 2007

«Son un grande amante da natureza e agora podo dedicarme por completo á miña paixón: o coidado do meu parque botánico», apunta, añadiendo que, aunque por los problemas de la vista no puede realizar todos los trabajos que requiere su amplia finca de cerca de 60 ferrados, sigue haciendo algunas plantaciones. El espacio en cuestión, pegado a la vivienda, alberga cerca de 2.400 plantas y árboles diferentes, de especies procedentes de los cinco continentes.

Xosé María Rivera Arnoso muestra con «fachenda» a los visitantes -por allí pasan a menudo biólogos de diferentes partes del mundo y también muchos particulares- ejemplares exóticos, como un helecho de Australia que puede alcanzar diez metros de altura; una rara strelitzia augusta, también llamada ave del paraíso, con flores de cuatro colores; o la amplia colección de cítricos originarios de Rusia, la India, Etiopía y China, además de una gran variedad de camelios.

El exregidor fenés hace gala de unos grandes conocimientos de botánica y de una memoria suprema, mostrando cada planta y cada árbol con el nombre científico, sus características y su lugar de origen. Y su extraordinaria retentiva también queda de manifiesto cuando habla de política y de su lucha en defensa de causas justas, que lo llegaron a poner en algún aprieto, como una accidentada salida al mar contra los vertidos radiactivos en la fosa atlántica.

Xosé María Rivera Arnoso, histórico alcalde de Fene
Xosé María Rivera Arnoso, histórico alcalde de Fene

Rivera Arnoso abandonó el BNG desencantado tras su último mandato municipal, y se sigue mostrando crítico, insistiendo en que «polo camiño que vai está condenado ao fracaso, a ser testemuñal». En esta línea, apunta algo que él ya defendía en 2007: «A necesidade de abrirse á cidadanía galega e de conectar co pobo, se realmente quere ser unha alternativa». ¿A quién vota ahora? «Eu estou en Anova, con Beiras, de maneira simbólica, aínda que agora hai bastante desconcerto coas mareas».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
38 votos
Comentarios

Rivera Arnoso: «Agora podo dedicarme á natureza»