Ámbar para el traspaso del tráfico a Galicia

La transferencia de competencias: el PSOE tumbó en Madrid el último intento de gestionar la seguridad vial, que no es prioritaria ahora para la Xunta


Santiago / La Voz

La oposición del Parlamento quiere testar las ansias reales del Gobierno de Feijoo en la petición de competencias ahora centralizadas, y ha elegido como piedra de toque la demanda de la gestión del tráfico y la seguridad vial, que ya se intentó sin éxito en el 2010. A esa circunstancia se remite ahora el PP para no agitar la cuestión.

¿Cuáles fueron las resistencias que tuvo el traspaso en el 2010?

En abril del 2008, mandando el bipartito, el Parlamento de Galicia aprobó por unanimidad reclamar la transferencia de tráfico y la seguridad vial. Con Feijoo ya en el poder, Pedro Puy (PP), Leiceaga (PSdeG) y Anxo Quintana (BNG) defendieron la petición en un Congreso controlado por Zapatero. No salió adelante porque el PP se abstuvo y el PSOE votó en contra.

¿Qué necesitaría Galicia para ejercer las competencias?

Galicia podría desarrollar sus competencias, igual que hace el País Vasco desde 1983 y Cataluña desde 1997. Para ello, debería solicitar los recursos económicos para asumir los costes de lo que en la actualidad son las jefaturas provinciales. Aunque sus nóminas dependen del Estado, lo cierto es que estas tienen ya coordinación específica para Galicia que diseña sus propias campañas y acciones en función de las necesidades y de las peculiaridades que tiene la seguridad vial en la comunidad.

¿Por qué Cataluña y el País Vasco tienen más radares en sus viales?

No es coincidencia que las dos comunidades con la gestión del tráfico tengan más radares que el resto de España. La instalación de aparatos de control de velocidad está aceptada como una vía efectiva para reducir los accidentes, pero Cataluña y País Vasco tienen su propio presupuesto, bien dotado. No es el caso de España, que sin embargo recauda unos 70 millones de euros cada año por multas de radar, que se destinan al mantenimiento de la agrupación de Tráfico de la Guardia Civil.

¿Se puede gestionar la seguridad vial sin una policía propia?

Si el objetivo último es ejercer la gestión completa, más allá de la gestión de multas o la organización estratégica, Galicia necesitaría tener primero su propio cuerpo policial, que de momento ha evitado desarrollar. Sí existe un cuerpo adscrito de algo más de 400 agentes de la Nacional y que está incompleto. Pero esta opción ni siquiera es la primera que maneja el actual Gobierno para solicitar al Estado. En cabeza, antes que cualquier otra transferencia, está la gestión autonómica de la AP-9; después, la policía; y más adelante, el tráfico, por este orden. Un hipotético cuerpo, según los cálculos que hizo la Xunta hace una década, rondaría los 1.200 agentes, y lanzarla tendría un coste de 70 millones anuales.

¿En qué notarían los conductores un cambio de competencia?

Sin entrar en cuestiones de autonomía política, los colectivos que representan a los conductores particulares y profesionales creen que la cesión de competencias tiene algunas ventajas e inconvenientes, aunque de discreta percepción. En el RACE, atentos al debate que se ha abierto en Galicia y que está más avanzado en Navarra, se valora positivamente, por ejemplo, la irrupción de figuras como el director de tráfico autonómico, supuestamente «con mayor implicación» y un conocimiento intenso sobre el terreno, aunque todavía está formando su opinión sobre estos movimientos. En materia de transporte de mercancías, la federación española solo ve problemas si afloran las diferencias de criterio respecto a las medidas que toma la DGT. Como colectivo, les dificultaría las negociaciones al multiplicarse los interlocutores y los frentes, como el abierto en Cataluña con las euroviñetas.

¿Es más fácil escaparse a una multa de tráfico de estas comunidades?

En principio, las comunidades con competencias tienen su propio sistema de gestión de multas, y en España, suelen llegar. Solo el País Vasco tiene dificultades para cobrárselas a los extranjeros.

La oposición pone a prueba al PP y pide que se negocie ya el traspaso de tráfico

Domingos Sampedro

Puy recuerda que fue el PSOE el que vetó la transferencia en el Congreso en el 2010

El consenso político alcanzado la semana pasada en el Parlamento para reclamar al Estado que Galicia tenga un nivel de competencias similar al de Cataluña y el País Vasco se cargó ayer de matices. Evidentes unos y sutiles otros, pero matices al fin y al cabo. Los tres grupos de la oposición coincidieron en expresar sus reservas sobre el giro autonomista del Gobierno de la Xunta, así que pondrán a prueba la franqueza de la reclamación esbozada por el PP solicitando de inmediato la transferencia de las competencias en materia de tráfico y seguridad vial. Y desde el PPdeG se apresuraron a recoger el guante: «Xa foi pedido o tráfico nunha ocasión e foi o PSOE o que se negou a facer ese traspaso», replicó Pedro Puy, en alusión al veto del Congreso a esta demanda en el 2010.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

Ámbar para el traspaso del tráfico a Galicia