«Siempre perdono, nunca olvido»

Guillermo Escrigas, director del CGAI


Desde luego, Guillermo Escrigas (Ferrol, 1953), como Neruda, puede confesar que ha vivido. En su despacho de A Coruña, este hombre aparentemente tranquilo, despacha la conversación apelando de vez en cuando a nombres que van de Díaz Pardo a Torrente Ballester y lanzando un titular (al menos) en cada respuesta. Con ustedes, un personaje con mayúsculas.

-Es usted de Ferrol.

-Y allí estuve hasta los 14 años; vengo de una familia de marinos.

-¿Dónde se trasladaron?

-A Madrid.

-Mal sitio para un marino.

-Es que mi padre era almirante. El primero que no participó en la Guerra Civil. Mi abuelo y mi bisabuelo también pertenecieron a la Armada. A mí, mi padre me dejó escoger. Yo amo profundamente a la Marina, pero me mareo en los barcos.

-Ja, ja.

-No se ría. La Marina me dio una manera de ver la vida que me ha ido muy bien. Los marineros siempre miran al mar y tienen un amplio horizonte. Es el gremio más anticateto del mundo, porque viaja.

-¿Y qué estudio usted?

-Economía, que es el arte de decir las cosas cuando ya han sucedido. Pero yo no soy economista, soy documentalista. La economía no me gustaba. No sé ni sumar, casi. A mí lo que me gusta es buscar y encontrar cosas. Especialmente cine, fotografías y libros. Si quiere le pongo un ejemplo.

-Adelante.

-Yo encontré las primeras películas rodadas en Galicia. Yo era amigo de Torrente Ballester y me contó el recuerdo que tenía de una botadura en Ferrol y de una máquina que hacía cine. Me propuso buscarla y la encontré.

-Eso en un despacho no se puede hacer.

-Pero yo estoy en el despacho por la mañana y el día tiene 24 horas. Los que no tienen tiempo son los vagos.

-Está a punto de jubilarse.

-Me jubilo este año, pero no me voy a jubilar, porque jubilar viene de júbilo. Y yo voy a seguir trabajando. Cuando uno deja de hacer lo que le gusta, se muere. Y yo, por ahora, no me quiero morir.

-También trabajó con Díaz Pardo.

-Veinte años felicísimos. Isaac era un genio pero, como todos los genios, era difícil de entender y de manejar. Con él aprendí mucho y conocí a grandes personas.

-Pues ya que lo menciona, dígame qué persona fue la que más le impresionó.

-Mmmm. Mi padre. No voy a complicarme más. También era un genio.

-Murió víctima de ETA, ¿no?

-Mi padre no murió, a mi padre lo mataron, que es muy distinto. Y yo lo recogí en la calle partido en dos. Es una de las impresiones que no olvidaré en mi vida. Y estamos en un momento en que parece que los que mataron son los buenos y que los malos son los muertos.

-¿Qué edad tenía usted?

-A mi padre lo mataron hace 32 años. Y yo fui a la cárcel a ver al que lo mató y estaba arrepentido.

-¿Le sirvió de algo?

-Le sirvió a él. A mí, no. Yo siempre perdono, pero nunca olvido. La gran desgracia de este país es el olvido. Aquí no se puede ser equidistante: hay unos que mataban y otros a los que mataban.

-Mire, ¿cómo le va al CGAI en los tiempos de Netflix?

-Pues muy bien. Nosotros somos una filmoteca con dos funciones: divulgar y recuperar. Para la primera función, las plataformas nos vienen muy bien.

-¿Cuál es su película favorita?

-Ciudadano Kane.

-Es usted un clásico.

-No, no. Yo creo en la tradición y la modernidad. Los modernos son unos cursis y los tradicionales, también. La mezcla de dos cursiladas da un resultado maravilloso. Es la política que desarrollé en Sargadelos.

-Defínase en cuatro palabras.

-Gallego con cuatro hijos. Voy a decir una quinta: maravillosos.

-Defina Galicia.

-Un gran país.

-¿Qué aficiones tiene?

-Soy un bibliófilo. Colecciono libros antiguos sobre Galicia y tengo una biblioteca con más de diez mil libros sobre Galicia. Un piso entero. Vivo en un piso y en otro tengo los libros.

-¿Celta o Dépor?

-Racing de Ferrol.

-¿Cocina?

-No sé ni freír un huevo, pero he escrito un libro de cocina.

-¿Cuál es su lugar favorito?

-Mi casa en la playa de Cabanas.

-¿Es usted nacionalista?

-Los nacionalismos son sectas y las sectas no son racionales. Yo soy galleguista, pero no tonto. El galleguismo es un sentimiento transversal.

-No voy a usar su frase para el titular.

-Úsela, úsela si le parece. Yo tengo unas ideas y las digo.

-¿Qué película le hubiera gustado protagonizar?

-Ninguna. Bueno, tal vez un Indiana Jones de la bibliografía.

-¿De qué se arrepiente?

-De no haber ayudado a todos a los que pude, cosa que trato de subsanar actualmente.

-Una canción.

-Rapaciña, de Andrés Lapique Dobarro.

-¿Qué es lo más importante en la vida?

-Vivir. Es que yo soy muy simple.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
5 votos
Comentarios

«Siempre perdono, nunca olvido»