La oposición en bloque exige que el conselleiro de Sanidade dimita por la denuncia del CHUS

El PP enfría la posible comparecencia de Vázquez Almuíña y pone en duda la veracidad de lo ocurrido en Urxencias

El personal del Clínico volvió a concentrarse al iniciar la décima semana de huelga
El personal del Clínico volvió a concentrarse al iniciar la décima semana de huelga

santiago / la voz

La oposición parlamentaria vuelve a situar en la diana al conselleiro de Sanidade, Jesús Vázquez Almuíña, a raíz de la denuncia que el sindicato médico O’Mega elevó a la Fiscalía por el fallecimiento de dos pacientes en las urgencias del CHUS. En Marea, PSOE y BNG pidieron conjuntamente que el conselleiro comparezca de urgencia ante el Parlamento para dar explicaciones, aunque sin concederle el beneficio de la duda, pues reclamaron al unísono su dimisión.

«Mentras Almuíña siga de conselleiro que dea todas as explicacións, pero non debe seguir», manifestó ayer el portavoz de los socialistas, Xoaquín Fernández Leiceaga, que valoró que la sanidad gallega afronta una «situación de emerxencia» con el reconocimiento generalizado de que el deterioro del sistema es amplio, tal y como constatan no solo los pacientes, sino también los profesionales y, en parte, también el propio presidente de la Xunta.

La portavoz nacional del BNG, Ana Pontón, compartió el diagnóstico y avanzó que la petición de explicaciones por los fallecimientos en el Clínico de Santiago no se limitará al conselleiro de Sanidade, sino que se hará extensible a la gerente del centro hospitalario, Eloína Núñez, prima del jefe del Ejecutivo gallego. Pontón emplazó a Feijoo a cesar al conselleiro como prueba «de que se toma en serio a sanidade», dijo, pero también demanda una «rectificación» de las políticas y un aumento de recursos en la atención primaria.

Luís Villares, portavoz de En Marea, abundó en que la petición de comparecencia de Vázquez Almuíña y Eloína Núñez está más que fundada debido a que «tiñan coñecemento persoal do que estaba acontecendo en urxencias e fixeron caso omiso».

El PP, en cambio, echó un cubo de agua fría sobre la petición de la oposición. Su portavoz, Pedro Puy, recordó que el conselleiro de Sanidade ya compareció hace cuatro días ante el Parlamento, en una sesión en la que la oposición estuvo ausente. «Resulta rechamante que agora a volvan pedir», esgrimió. De igual modo, Puy censuró que desde la bancada izquierda se le esté «dando pábulo» a denuncias fundamentadas en «afirmacións que non se axustan á verdade», pues adujo que algunos extremos, como que los pacientes fallecieron en el pasillo de urgencias, tuvieron que ser rectificados.

El personal de Urxencias de Santiago inicia la décima semana de huelga y vota mantenerla

J.G

El personal del servicio de Urxencias de adultos del Clínico de Santiago inició ayer la décima semana de huelga. Además, acordó mantenerla, tras una consulta en urna sobre la última oferta que les presentó la gerencia del área sanitaria: 160 de 173 votos emitidos (el 92,5 %) fueron contrarios a la propuesta del Sergas; 12 (el 6,9 %) a favor; y uno (el 0,6 %) en blanco. Participaron el 85,2 % de 203 profesionales convocados para votar. Ahora esperan que la gerencia presente «outra proposta», afirman.

La huelga tiene escasa incidencia asistencial, pues el 100 % del personal está designado como servicios mínimos. Los dos comités de huelga -el de la Comisión de Centro de Especializada y del sindicato médico O’Mega- valoran ese 100 % como evidencia de que el personal es insuficiente. La gerencia presentó dos ofertas. La votada ayer suponía incrementar 12 puestos laborales, y estabilizar a dos médicos que sustituyen de forma habitual a otros con reducción de jornada. El sindicato médico reclama 7 médicos más. Y la Comisión de Especializada rebajó su petición inicial y mantiene una demanda de 21 puestos más, que suponen más profesionales, para cubrir todos los turnos y períodos de descanso, además de mejor dotación de medios para trabajar en el servicio y una mejor organización.

O’Mega, que el viernes denunció ante la Fiscalía de Santiago dos muertes el 2 de enero, tras una deficiente asistencia en pasillos de Urxencias, comunicó ayer por la tarde a la gerencia y al gabinete de Sanidade que a las 16.30 permanecían «15 pacientes clasificados en pasillo de entrada como graves» y «19 pacientes de ingreso ocupando espacio de trabajo». Estas situaciones las denuncian de forma reiterada, como también hicieron el día 2.

Los jefes de servicio y de unidad defienden en un comunicado que se garantiza la «máxima calidad asistencial» del CHUS. Solicitan conocer las conclusiones de la investigación sobre las «posibles irregularidades denunciadas» y que se «adopten las medidas de corrección necesarias y que también puedan determinarse las responsabilidades de todos». La gerencia del área sanitaria de Santiago declinó manifestarse ayer sobre la situación que ocasiona este conflicto.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
11 votos
Comentarios

La oposición en bloque exige que el conselleiro de Sanidade dimita por la denuncia del CHUS