Galicia perderá 51 concejales en mayo por su incesante caída de población

Solo crecen las corporaciones de Foz y San Cibrao, y 24 concellos más bajarán en el 2023

Votaciones en las elecciones municipales del 2015 en A Coruña
Votaciones en las elecciones municipales del 2015 en A Coruña

vigo / la voz

La pérdida de peso político, de representación de la ciudadanía y de obtención de fondos públicos son algunas de las consecuencias más rápidas e inmediatas que genera en las instituciones locales el descenso de población. El próximo mayo Galicia tendrá menos representantes políticos en el ámbito local de los que están a punto de acabar el presente mandato. Hasta veintiún ayuntamientos de la comunidad verán reducido el tamaño de sus corporaciones a tenor del descenso en población reflejado en el recientemente aprobado padrón de 1 de enero del 2018, el que regirá a efectos electorales para gestionar los comicios locales y europeos del 26 de mayo.

En total, serán 44 los ediles que perderán los concellos que bajan de tramo en el reparto de concejales en función del número de habitantes, además de los siete menos que elegirán los habitantes de Cerdedo-Cotobade fruto de la fusión de ambos concellos en el 2016.

Solo dos ayuntamientos de los 313 de Galicia aumentará en representación política: el de Foz, que solo por dos vecinos rebasa ahora la barrera que le hará pasar de 13 a 17 concejales a partir de esta primavera; y el ourensano de San Cibrao, que supera ampliamente la franja de los 5.000 empadronados y sube de 11 a 13 ediles.

Por el contrario, y en las dos mismas provincias se ubican también las corporaciones más perjudicadas por los efectos del declive poblacional y su reflejo político: Ribadeo, que en el actual mandato retuvo solo por 9 vecinos los 17 concejales a los que se tiene derecho al superar los 10.000 residentes, baja ahora a 13 ediles, igual que le ocurrirá también a Xinzo de Limia.

La provincia de Ourense es la que más corporaciones menguantes arrojarán las próximas elecciones municipales, al acoger a 13 de las 21 demarcaciones afectadas.

Salvo los mencionados de Xinzo y Ribadeo, en todos los demás casos se perderán dos actas de concejales. Pasan de 13 a 11 ­-número de ediles este último en el que se mueven todos los municipios de entre 2.001 y 5.000 habitantes- Muxía, tras bajar en cuatro años su padrón en 332 personas. El mismo descenso se produce en la localidad pontevedresa de Meis, que cedió un 5,3 % de su población, y A Illa de Arousa, que había mantenido en el mandato que termina sus 13 concejales por cinco residentes.

De 11 a 9 concejales pasan siete ayuntamientos en total. Monfero y Aranga en A Coruña, y Lobios, Oímbra, Vilamarín, Avión, Xermade, A Merca y Vilardevós, en Ourense.

Y el último tramo afectado será el de los que de nueve ediles pasarán a contar solo con siete, como les corresponden a los ayuntamientos cuyos padrones tienen entre 251 y 1.000 integrantes. Esos van a ser los casos de A Arnoia, Verea, O Bolo, Beariz y Baltar, en la provincia de Ourense, y Ribas de Sil, en la de Lugo.

Y para el año 2023

La evolución poblacional permite avanzar que cuando remate el siguiente mandato municipal volverá a aumentar el número de ayuntamientos en los que se reducirá el tamaño de su corporación. Con que se repita hasta el 2023 el descenso de habitantes que han sufrido en los últimos cuatro años, hasta 24 ayuntamientos más podrán vivir el recorte de sus corporaciones: As Pontes, As Somozas, Boimorto, Cerceda, Camariñas y Neda, en A Coruña; Ourol, Folgoso, Navia, As Nogais, O Valadouro, Antas de Ulla, Pedrafita y Castro de Rei, en Lugo; Castrelo do Val, A Mezquita, Nogueira de Ramuín, A Pobra de Trives, San Cristobo de Cea, Boborás y Ribadavia, en Ourense, y Crecente, A Guarda y Vila de Cruces, en Pontevedra.

Solo O Porriño subiría para el 2023 en número de ediles, hasta los 21, si repite el crecimiento de población que viene registrando.

En las nueve primeras ciudades de la comunidad no habrá cambios en el próximo mandato, y solo en Santiago y Ourense podría llegar a haberlos para la siguiente si registran derivas más intensas en sus padrones. Compostela tendría la posibilidad de subir de 25 a 27 ediles si apura su tendencia al alza y suma 3.596 vecinos más, y Ourense podría bajar de 27 a 25 si intensifica su caída y se deja atrás 5.505.

La representación gallega en el Congreso seguirá a la baja

Galicia ya se ha quedado sin cuatro escaños desde el comienzo de la actual etapa democrática y volverá a perder otros dos diputados en Madrid si se cumplen las proyecciones de población trazadas por el Instituto Nacional de Estadística hasta el año 2033.

Todas las provincias cuentan con una representación mínima de dos diputados en la cámara baja, además de uno cada uno las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla. Los 248 escaños restantes se atribuyen por volumen de población cada vez que se convocan elecciones generales. La pelea por los restos en las sucesivas divisiones son los que determinan en cada legislatura los bailes de escaños desde el punto de vista territorial, aumentando la representación de las provincias más pobladas y bajando en las de menor volumen censal.

Dicho reparto hará que Ourense pueda perder su segundo escaño de los cinco con los que arrancó su representación en el Congreso en 1977, si se cumplen las citadas proyecciones poblacionales. Su cuarto escaño volaría en el 2029, como el anterior lo perdió en 1993. Las estimaciones de población apuntan que A Coruña se quedará sin su octavo diputado en el año 2033. Se había quedado sin el noveno en el 2008. Lugo bajó también de cinco a cuatro escaños en 1996 y Pontevedra de 8 a 7 en el 2004.

De seguir las dinámicas de población que se han registrado en las últimas décadas, el Congreso del año 2033 repartirá 72 escaños entre Madrid (39) y Barcelona (33), 15 le serían asignados a Valencia y 12 a Málaga y Alicante.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
8 votos
Comentarios

Galicia perderá 51 concejales en mayo por su incesante caída de población