Las otras misteriosas desapariciones que se investigan en Galicia

Xurxo Melchor
Xurxo Melchor SANTIAGO / LA VOZ

GALICIA

En casos como los de Elías Carrera, Alfonso Mozos o Fernando Cuadrado no hay ninguna pista de qué pudo sucederles

09 ene 2019 . Actualizado a las 15:00 h.

Como la de María José Arcos, cuya familia acaba de pedir que se la declare fallecida tras 22 años sin saber de ella, en Galicia siguen abiertas una decena de investigaciones de desapariciones misteriosas de las que apenas hay pistas. Hombres y mujeres que un buen día salieron de sus casas y jamás se volvió a saber nada de ellos. Dramas que dejan atrás familias desgarradas para las que la vida ya jamás volverá a enderezarse.

La más reciente de esas desapariciones en extrañas circunstancias es la del psiquiatra compostelano Alfonso Mozos Ansorena. Su pista se perdió el 5 de diciembre del 2017 en el puente sobre el Ulla que une Vedra con A Estrada. La policía cree que se suicidó, pero su cuerpo jamás apareció en el río pese a que los buzos lo buscaron en dos ocasiones. Sus padres están convencidos de que está muerto, pero sospechan que pudo ser víctima de un asesinato del que no se han hallado pruebas.

Más antigua que la de María José Arcos es la desaparición del que era jefe de Rehabilitación en el Chuac, Fernando Cuadrado. Nada se sabe de él desde el 29 de diciembre de 1990. Salió para hacer un recado y nunca regresó. Tenía mujer y tres hijos. Su familia también solicitó la declaración de fallecimiento.