La toponimia es el nuevo santoral

Aloia, Xalo, Cíes, Ares, Iria Flavia, Antela, Marín, Deva, Navia o Aldán, nombres que irrumpen en el registro civil gallego

Laura Iglesias, de Ourense, con su hijo Ézaro
Laura Iglesias, de Ourense, con su hijo Ézaro

vigo / la voz

El martirologio romano recoge más de 7.000 santos cuyos nombres continúan sirviendo de guía a la hora de elegir nombre para los recién nacidos. Pero la antroponimia (el registro de los nombres de cada momento) refleja que en el registro tienen mucho peso las modas, la influencia que gana o pierde una lengua, o la transferencia de idiomas externos, entre otros factores.

Bajo esa premisa, el santoral semeja haberse quedado pequeño para dar ideas a los nuevos padres, en un momento en el que muchos optan también por desvincular la designación de sus descendientes de creencias religiosas. Y ahí es donde el nomenclátor de Galicia, la referencia de todos los topónimos existentes en la comunidad, está desempeñando un papel creciente a la hora de elegir nombres para los nuevos gallegos. El nomenclátor da cuenta de 41.374 formas toponímicas y, como apunta la investigadora Ana Isabel Boullón, hasta el 21 % de ellos surgieron como nombres de personas, con lo que la conexión es perfecta. La búsqueda de nombres que amplíen el abanico de las denominaciones puramente gallegas no ha hecho más que agrandar las posibilidades de la toponimia sobre el clásico santoral o la mitología.

A caballo entre la toponimia y los personajes míticos, Pontevedra y Ourense son dos de las cinco provincias de España donde más se repite el nombre de Ares, el dios griego de la guerra e hijo de Zeus, pero también el concello ferrolano y su ría. Hay 83 en Galicia de los 1.057 hombres y niños que así se llaman en toda España y de las 1.297 mujeres que portan el mismo nombre.

Flavia tiene también una doble acepción: rubia, como significaba su origen latino, pero también designa la parroquia padronesa de Iria Flavia, topónimo completo que ya tienen además 22 mujeres en Galicia y 54 más en el resto de España. Como Flavia, sin añadidos, hay 69 personas registradas en la comunidad.

Mencía, la variedad de uva del noroeste peninsular, da nombre a 412 gallegas, aunque en su origen etimológico tiene el significado de ‘clemencia’. Más clara es la procedencia toponímica de Aloia, nombre del monte tudense que ya han adoptado para sus hijas los padres de 89 niñas gallegas. La prueba de que es un opción relativamente nueva es que las 107 Aloia que hay en toda España arrojan una edad media de 12 años.

El monte Xalo coruñés inspira el nombre de 40 personas en A Coruña, y solo hay cinco más en otras provincias, lo que despeja cualquier duda sobre de dónde procede la idea a la hora de elegirlo. La diosa celta Navia, que da nombre a diversas poblaciones gallegas y asturianas, ha sido elegido por 53 padres para sus hijas, y según los datos del padrón 34 de ellas viven en Galicia. La ría de Aldán, en O Morrazo, queda reflejada en la identificación de 110 niños en su mayoría, dado que su edad media es de 9,1 años, y están empadronados todos exclusivamente en la comunidad gallega. No llega a tanto la exclusividad en el caso de Cíes, nombre que portan 27 mujeres, que en Galicia residen todas en la provincia de Pontevedra.

Y el listado antroponímico enriquecido por la toponimia gallega no deja de crecer: Marín, Ézaro, Vigo, Campio, Airas, Uma, Deva, Antela o Pol tienen su reflejo en el mapa de Galicia y también en su registro civil, nueva fuente de inspiración para los padres.

Lionel gana por goleada a Cristiano en Galicia y España

El registro civil ya no es tan rígido como décadas atrás, cuando cada nombre tenía que corresponderse casi siempre con un santo o al menos llevar un José o un María anexo para pasar el filtro administrativo y, más, el de la Iglesia.

Ahora hay casi de todo. Lola figura 893 veces registrada como nombre propio en Galicia, pero también Maribel (305), Tito (142), Pepe (85), Anita (45), Pepa (25), Juanita (24), Xabi (22), Paco (14), Suso (11), Juanito (7) o Rafa (5), sin que los diminutivos o hipocorísticos tengan ya limite alguno.

Menos común resulta el nombre Papa, aunque ya hay 18 entre las provincias de A Coruña y la de Pontevedra, o Eros, que suma 34.

Las variedades de nombres conocidos o de otros importados llenan hojas y hojas de los registros, como pueden ser Eric, Erik y Erick; Braian o Brayan; Tiago y Thiago; Celtia y Zeltia; Lucas y Lukas; Mohammed, Mohamed y Muhamed, o Iban e Iván.

Y como los nombres reflejan también las modas y se hacen eco de carreras artísticas y mediáticas, no faltan en Galicia Chenoa (hay 5 en A Coruña y 5 en Pontevedra, pero 267 en toda España). Empujan también nombres vascos como Iker, Unai, Andoni, Itziar o Nekane, o los que añaden colectivos emigrantes de países como Rumanía, Portugal o Marruecos. Pero lo que no falta es la presencia del fútbol. Y de la época actual golea Lionel, tanto en Galicia como en el resto de España. Hay 784 en todo el país, 22 de ellos en Galicia, mientras que Cristianos están registrados 15 en los padrones gallegos y 377 en los españoles. Eso sí, Diego Armando aún tiene el recuerdo de 20 padres gallegos, y Elvis el de otros 59.

Más información

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
34 votos
Comentarios

La toponimia es el nuevo santoral