El Sergas no acepta la dimisión de los jefes de los centros de salud de Vigo

Llama a los médicos a participar en el cambio de la atención primaria gallega

Presentación de la dimisión colectiva de los jefes de servicio de los centros de salud de Vigo en el Colegio de Médicos
Presentación de la dimisión colectiva de los jefes de servicio de los centros de salud de Vigo en el Colegio de Médicos

Vigo / la voz

El Servizo Galego de Saúde ha decidido no aceptar ninguna de las dimisiones de los jefes de servicio de los centros de salud de Vigo y su área, dimisiones que desencadenaron una fuerte crisis en la organización sanitaria gallega. En un correo oficial remitido a los dimisionarios, el gerente del área sanitaria de Vigo, Félix Rubial, les dice: «Abordar xuntos os problemas que existen entendemos que é a mellor forma de avanzar, polo que non podemos aceptar a dimisión sen tentar un novo chamamento á vosa participación, incidindo na que formalmente ten sido remitida dende a propia consellería».

De este modo, el gerente abre la puerta a los jefes dimisionarios a que participen en los grupos de trabajo que el conselleiro de Sanidade, Jesús Vázquez Almuíña, decidió crear para mejorar la atención primaria después de que los veinticinco escenificasen su dimisión en bloque, a los que no habían sido invitados. La pelota queda en el tejado de los jefes que dimitieron, que podrían volver a presentar su renuncia.

En su escrito, el gerente dice a los facultativos que la atención primaria tiene por delante el reto de reestructurarse y que este proceso no se puede hacer sin los profesionales «e en maior medida os mandos intermedios que teñen responsabilidades de organización», es decir, ellos. Les recuerda también que esos grupos de trabajo se han marcado como objetivo tener las primeras soluciones sobre la mesa en el mes de febrero. 

«Avances»

Por tanto, oficialmente los jefes de servicio de atención primaria nunca han dejado de serlo. En una entrevista en La Voz al día siguiente de la dimisión en bloque, Félix Rubial ya advertía que cada renuncia se analizaría individualmente. Las peticiones de los dimisionarios eran cuatro: acabar con la sobrecarga provocada por la falta de sustituciones de las bajas, invertir en material e infraestructuras, mejorar los contratos de los residentes que finalizan y acabar con las barreras de acceso al hospital, desde las listas de espera hasta las teleconsultas.

El gerente apoya ahora su decisión en que no hay médicos de familia ni pediatras en paro en todas las comunidades autónomas, lo que «imposibilita a cobertura do total das ausencias». Rubial reconoce también «o esforzo que sen dúbida están acometendo» los profesionales que palían la falta de sustitutos con prolongaciones de jornada. Avanza su deseo de que el nuevo modelo de contratación resulte atractivo para los residentes que finalizan su formación. Y subraya «avances que xa se están a ver na práctica», como vías rápidas, un sistema para clasificar a los pacientes que llegan sin cita al centro de salud y la mejora en las esperas de cardiología y psiquiatría.

Potenciación de la especialidad de enfermero comunitario

El Sergas también ha anunciado una potenciación del departamento de enfermería en los centros de salud. El objetivo es aprovechar sus conocimientos para racionalizar la atención de los usuarios, como por ejemplo hacer triajes entre quienes lleguen al servicio sin cita previa. En este contexto se incluyó, en el mes de abril, la implantación de la categoría de enfermero especialista, que incluye la de enfermería familiar y comunitaria y enfermería pediátrica. Galicia será una de las pocas comunidades en tener esta categoría. Finalmente, el Sergas también ha aumentado las plazas mir solicitadas al Estado. Desde el 2016 han crecido un 14 % en la especialidad de médico de familia, con 105 puestos de los 404 que había en Galicia para todas las opciones médicas.

Sanidade recuerda que 116 médicos de familia y 20 pediatras ya decidieron prorrogar la jubilación

Desde que el 1 de mayo del 2016 el Sergas permitió a los profesionales sanitarios prorrogar su jubilación al llegar a los 65 años si estaban en condiciones de seguir adelante, un total de 116 médicos de familia (en total hay 2.566) y 20 pediatras se acogieron a la medida. Esta es la cifra que ayer sacaba la Consellería de Sanidade para demostrar que está tomando cartas en la mejora de la atención primaria. Aunque todavía no se conocen los datos totales del año 2018, se calcula que desde mayo del 2016 unos 420 médicos de todas las especialidades han decidido seguir trabajando a pesar de tener edad para retirarse.

«A flexibilización da prórroga no servizo activo é só unha das medidas xa adoptadas no Sergas en materia de recursos humanos coa que o departamento autonómico sanitario busca tamén dar resposta aos retos do envellecemento poboacional e á cronicidade das patoloxías en Galicia», explican desde el Sergas. Estas y otras medidas, ya anunciadas por el conselleiro y que se sumarán a las propuestas que a partir de febrero hagan los grupos de trabajo por la mejora de la primaria, son: un concurso abierto y permanente de carácter anual, la creación de la categoría de enfermero especialista, contratos estables tras el mir y más plazas en las oposiciones.

En este capítulo, desde el Sergas se explica que «no período comprendido entre 2013-2018, ofertáronse neste primeiro nivel asistencial un total de 377 prazas de médicos de familia, 68 prazas de pediatras de atención primaria, 75 prazas de PSX (persoal de servizos xerais) e 20 prazas de enfermeiro especialista en enfermería familiar e comunitaria».

El Sergas acaba de anunciar a los sindicatos que en la próxima convocatoria de oposiciones saca 1.400 plazas, de las que medio millar serán para médicos. De estas, 54 serán para médicos de familia y 58 para especialistas en pediatría; también habrá cuatro puestos para odontólogos en atención primaria. Los médicos de urgencias hospitalarias se repartirán 65 plazas y las otras 331 son para el resto de las especialidades médicas.

Concurso de traslados

Otro punto que destacan desde la consellería es la implantación de un concurso de traslados «aberto e permanente, de carácter anual», que da mayor agilidad a la gestión y permite «atraer a profesionais doutros servizos de saúde e dar cobertura das prazas vacantes con carácter anual». En este capítulo destacan desde el Sergas que se han convocado 409 plazas de médicos de familia y 103 de pediatras en atención primaria.

Una de las primeras decisiones de Vázquez Almuíña para frenar la crisis en la medicina de proximidad fue el anuncio de «novas fórmulas contractuais» para los especialistas que terminan el mir. Hasta ahora, los médicos con la especialidad tenían que permanecer a la espera de ser llamados y, aunque suelen tener trabajo, este es de unos pocos días en lugares diferentes del territorio gallego, sin posibilidad de organizarse o tan siquiera de tener vacaciones. El Sergas ha atendido la demanda de los colegios médicos que pedían un contrato estable de un año para estos nuevos profesionales, y así, aunque trabajasen en diferentes centros de salud, sabrían que tienen un sueldo seguro en este tiempo.

La dirección agota el plazo legal para contestar y lo hace justo antes de una asamblea decisiva

La dirección del área sanitaria de Vigo esperó hasta el último día para contestar a las dimisiones. Fuentes sanitarias explican que el Sergas disponía de quince días hábiles para responder a las renuncias de los jefes de servicio y unidad. El escrito de Rubial lleva fecha del 2 de enero y llegó a los correos electrónicos al filo de las tres de la tarde del viernes, 4.

Los jefes de los centros de salud escenificaron su dimisión en un acto en la sede viguesa del Colegio Médico el día 10 de diciembre. Al día siguiente por la mañana, se formalizaron las dimisiones con un escrito oficial presentado en el registro del Hospital Nicolás Peña. Ese mismo día, otro médico se sumó a la renuncia colectiva y la semana concluyó con otros dos ceses más, de forma que sumaban 25. Estas tres últimas no se formalizaron en registro, así que formalmente constaban 22.

El momento de la respuesta no es casual. Por un lado, la dirección dejó pasar la manifestación del 27 de diciembre, con 37.000 asistentes, según el Ayuntamiento. Por otro, el martes se celebra una asamblea para decidir futuras medidas, como la renuncia masiva a las prolongaciones de jornada, el sistema por el que los médicos que están trabajando cubren las ausencias de sus compañeros y para el que mayoritariamente preferirían que hubiese sustitutos.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
15 votos
Comentarios

El Sergas no acepta la dimisión de los jefes de los centros de salud de Vigo