Los críticos de En Marea peinan la auditoría en busca de errores

Tratan de demostrar la falta de seguridad en las votaciones


santiago / la voz

Los críticos de En Marea, que resultaron perdedores ante la candidatura de Luís Villares, ya tienen en su posesión los resultados de la auditoría solicitada de unas votaciones que, de momento, no reconocen, por entender que se han producido irregularidades en la gestión de los datos del censo y por la existencia de agujeros de seguridad. Las denuncias de pucherazo por parte de Entre Todas, la lista encabezada por David Bruzos -y apoyada por los principales partidos y los activos municipalistas-, fueron prácticamente un resorte automático desde que se divulgó el escrutinio en Nochebuena, que gestionó una nueva empresa. Miembros de esta lista, que obtuvieron 14 puestos en el consello das mareas pero que no han tomado posesión de ellos, ya están analizando junto a un perito los resultados de un proceso que cuestionaron al conocer la derrota, pero que no tuvo críticas en las horas previas al inicio de la votación, cuando se hicieron simulacros en los que no se detectaron fallos más allá de algunas cuestiones formales.

De encontrar alguna circunstancia determinante en el resultado -Villares ganó a Bruzos con un 59,2 % de los votos frente al 40,7 %-, los críticos valorarían elevar la queja orgánica a los juzgados, continuando la línea iniciada por un miembro de la anterior comisión de garantías.

Cambio de empresas

La denuncia de intrusismo en el censo de En Marea cuando iban a comenzar las votaciones, a principios de diciembre, se cobró al menos cinco víctimas, al margen de los resultados finales. Los tres miembros del comité electoral expulsados, a los que acusan de haber accedido y manipulado las listas, y las dos empresas que habitualmente gestionaban las elecciones telemáticas de la izquierda rupturista, que se han especializado en este tipo de procesos tras adquirir experiencia en las decisiones internas de Podemos. Se trata del colectivo Open Kratio, que actuaba como autoridad independiente de control de las votaciones internas de En Marea cuando estas se gestionaban a través de la empresa Agora Voting. Tanto en la eclosión de la formación morada como en la posterior consolidación de Pablo Iglesias como líder, estas dos organizaciones tuvieron un papel activo a modo de interventores, pero el idilio con Podemos se rompió tras la tumultuosa asamblea de Vistalegre, en el 2017.

Al igual que ha ocurrido a nivel estatal, las disputas entre dos corrientes han sido la puntilla de un modelo de recuento paralelo que ha sido sustituido por el de una empresa pontevedresa, Ledmon Marketing, que ahora está en la picota.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

Los críticos de En Marea peinan la auditoría en busca de errores