«Pensé que la niña se me iba y ella me ayudó»

La mujer que auxilió a un bebé que no respiraba se reencontró ayer con la pequeña y con su madre en el hospital

;
«Pensé que la niña se me iba y ella me ayudó» La mujer que auxilió a una bebé que no respiraba se reencontró ayer con la pequeña y con su madre en el hospital.

ourense / la voz

No todas las historias tienen un final feliz, y esta bien pudo ser una de ellas. Pero la ayuda que el pasado domingo prestó una mujer ourensana a una recién nacida fue crucial para que ayer ese bebé cumpliera dos semanas de vida. Lo hizo acompañada de sus padres y abuelos, que la vigilan día y noche mientras Belén, que así se llama, permanece ingresada en la unidad de neonatos del Complexo Hospitalario Universitario de Ourense, donde evoluciona favorablemente. Allí estuvo también ayer María Delgado Quintas, la mujer que no dudó en prestarle ayuda tras encontrarse a su madre en la calle, con la pequeña en brazos. La niña no respiraba, estaba azul e hinchada, y María, con conocimientos de primeros auxilios, la salvó.

Los padres de Belén le han pedido a su salvadora que sea su madrina. Por supuesto, ha dicho sí Abrazos, besos y muchas lágrimas presidieron el reencuentro entre las dos mujeres, emocionadas por haber vivido una situación angustiosa para ambas. «Fue un susto muy grande», reconoce Rhina Dayana Rolong, que rememoró para La Voz aquellos minutos horribles que le tocó vivir. «Estábamos en casa, era la hora de la siesta, pero la bebita estaba un poco agitada, así que la acosté conmigo. Entonces soltó el vómito y yo ahí fue cuando me desesperé, porque vi que no respiraba», recuerda entre sollozos. Llamó a las puertas de los vecinos, pero nadie abría; también a sus padres, pero ellos viven en Pereiro de Aguiar, así que iban a tardar tiempo en llegar hasta Ourense, por lo que descalza y en pijama se echó a la calle con la pequeña en brazos, llorando y gritando. «Pasó una pareja y les pedí ayuda, pero no me hicieron caso, pasaron de largo. Entonces me asusté mucho, me angustié aún más porque pensé que nadie iba a ayudarme, hasta que llegó María», relata esta joven de 28 años, natural de la localidad colombiana de Barranquilla que lleva dos años viviendo en Ourense, ciudad en la que ya residió durante cinco años tiempo atrás. «Ella pasó con sus perritos, se acercó y me preguntó qué me pasaba; yo le expliqué que el bebé no respiraba y entonces ella lo cogió, lo puso boca abajo y comenzó a darle unos golpes en la espalda; solo entonces me calmé un poco, cuando ella me dijo que ya estaba respirando. Fueron momentos angustiosos porque yo pensé que la niña se me iba», relata Rhina, que describe a María como «un ángel enviado por Dios». «Solo ella me ayudó».

Las tres mujeres permanecieron juntas -junto a otra, ya octogenaria, que también se paró al ver lo que ocurría y cuidó de los perros de María-, mientras esperaban la llegada de los servicios médicos. Un tiempo que a Rhina le pareció interminable. «Estaba muy nerviosa, y cuando es tu hijo al que le ocurre eso lo pasas fatal, fueron minutos interminables para mí», explica.

Cuando llegaron al hospital les dijeron primero que el incidente podría haberse debido a una apnea, si bien más tarde una analítica de sangre desveló una infección que podría haber sido la que provocó el vómito, por lo que ahora el bebé está siendo tratado con antibióticos. «Está guapísima, es una niña preciosa. Tenía muchas ganas de volver a verla, estoy feliz de que todo haya salido bien», aseguraba ayer María Delgado tras visitar a la pequeña en el hospital.

Unidas de por vida

Su vínculo con ella será seguramente de por vida, ya que los padres de Belén le han pedido que sea su madrina. Les parece la mejor manera de agradecerle lo que hizo por la pequeña. «Yo estoy encantada con la petición», reconoce esta ourensana, que resta importancia a lo que hizo, aunque lamenta que nadie más se parase a prestar auxilio y espera que la repercusión que está teniendo esta historia sirva «para concienciarnos como sociedad». Ella, además, valora el papel de la madre. «Rhina demostró tener mucha entereza. Hay que ser muy valiente para salir a la calle y pedir ayuda cuando te ves en una situación como esta», explica esta mujer, directora de seguridad en una empresa. Ninguna de las dos olvidará, sin duda, aquella tarde de domingo.

«Estos casos no son infrecuentes y cualquier ciudadano debería conocer unas normas básicas de reanimación»

Elisa Álvarez

Susana Rey es pediatra en el Complejo Hospitalario Universitario de Santiago (CHUS)

En apenas unas horas de diferencia dos bebés gallegos tuvieron que ser socorridos porque se estaban asfixiando. No es algo infrecuente. Susana Rey, pediatra del CHUS, imparte cursos de primeros auxilios no solo a sanitarios, sino también a padres y a personal de los centros educativos. Asegura que toda la población debería estar formada, «e incluso los niños están capacitados».

-¿Son infrecuentes los casos de asfixia en bebés de corta edad?

-No es algo infrecuente. Estos episodios pueden guardar relación con atragantamientos durante la ingesta alimentaria o con sus propias secreciones, y precisamente durante el invierno, con procesos respiratorios que van en aumento, estos casos son especialmente importantes, porque los niños menores de 2 años no son capaces de toser y expectorar, y un aumento de las secreciones puede favorecer los episodios de atragantamiento.

Seguir leyendo

«Sana sana»: Primeros auxilios en bebés y niños El programa nos enseña a actuar en todos esos casos sin perder la calma

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
28 votos
Comentarios

«Pensé que la niña se me iba y ella me ayudó»