Cuatro mil pruebas de alcoholemia con 93 positivos en la noche de Fin de Año


redacción / la voz

La Guardia Civil de Tráfico había anunciado una vigilancia intensiva en las carreteras durante el último día del 2018, uno de los más peligrosos del año, y los controles aumentaron entre las dos de la tarde del día 31 y las doce del mediodía de ayer, día 1. Se hicieron en todo tipo de vías y a todas horas, aunque se centraron en las carreteras secundarias y en zonas próximas a zonas de ocio nocturno en las que se celebraban fiestas de fin de año.

Finalmente, los agentes realizaron cuatro mil pruebas de alcoholemia y casi doscientas de drogas. En esos controles se detectaron 93 positivos por exceso de alcohol y 17 por presencia de drogas en el organismo.

En el caso de las alcoholemias, 82 conductores fueron denunciados por la vía administrativa y se enfrentan a sanciones de entre 500 y 1.000 euros y la pérdida de entre 4 y 6 puntos del carné, mientras que a otros 11 automovilistas, que dieron tasas muy elevadas, se les instruyeron atestados policiales por un delito contra la seguridad vial y tendrán que comparecer ante un juez en las próximas horas. A todos ellos se les inmovilizaron los vehículos.

En el caso de los 17 conductores que dieron positivo por drogas, quedan a la espera de los resultados de los análisis de contraste en el laboratorio.

Que lo dejen sin coche

En un control en la zona fronteriza con Portugal un joven conductor luso dio positivo en la prueba de alcohol cuando regresaba a su país tras pasar la noche de fiesta en Vigo. Al no residir en España se le exigió el pago de la multa en el momento, pero se había gastado todo el dinero en efectivo y agotado el saldo de sus tarjetas. Los agentes avisaron a su padre para que se hiciese cargo del coche y de la sanción. Pero el padre les dijo que no le iba a enviar más dinero a su hijo y pidió que lo dejasen sin coche. La Guardia Civil informó de que otro conductor portugués les agradeció que lo hubiesen parado porque no estaba en condiciones para llegar a su destino.

En la comarca de Ferrol fue detectado cuando circulaba por la AP-9 un conductor de 80 años que había perdido todos los puntos del carné y sobre el que pesaba una orden de búsqueda y detención por parte de un juzgado de Santiago a raíz de su incomparecencia por un delito contra la seguridad vial anterior. Dado su delicado estado de salud, no fue detenido, sino que se hizo cargo de él un familiar. Se recomendará un reconocimiento médico.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Cuatro mil pruebas de alcoholemia con 93 positivos en la noche de Fin de Año