El clima preelectoral pone contra las cuerdas los presupuestos de los alcaldes en minoría

PSOE y BNG frustran las cuentas de Martiño Noriega tras haberlas apoyado el pasado ejercicio

El alcalde Martiño Noriega durante un pleno en Santiago
El alcalde Martiño Noriega durante un pleno en Santiago

redacción / la voz

El último presupuesto antes de las elecciones municipales siempre es relevante, pero no todas las corporaciones de las principales ciudades logran mayorías suficientes para aprobarlos, de manera que la prórroga presupuestaria se convierte en la única opción para evitar la parálisis inversora. Estos problemas no existen en Vigo, la única ciudad con una mayoría absoluta aplastante -la del PSOE de Abel Caballero- que permite aplicar una política presupuestaria sin condicionantes. El pleno vigués aprobó hace unos días las cuentas del 2019, ejercicio durante el que se prevé un gasto de 257,5 millones de euros. En la otra cara de la moneda se sitúa Ourense, cuyo alcalde, Jesús Vázquez (PP), no ha logrado apoyos para aprobarlos en ningún ejercicio, de manera que están prorrogados desde noviembre del 2014. Aunque Fernández Lores (BNG) también está en minoría en Pontevedra, ha logrado un año más aprobar sus cuentas (76,3 millones).

El contexto preelectoral también influye a la hora de decidir si se apoya o no al gobierno local de turno en el principal pleno del año. Así, la Compostela Aberta de Martiño Noriega fracasó ayer en su intento de aprobar los presupuestos del 2019, al recibir el voto en contra de los tres grupos de la oposición, PP, BNG y PSdeG, que criticaron la baja ejecución de los ejercicios anteriores y que la alcaldía no negociara las cuentas antes de presentarlas.

Esta vez PSOE y BNG negaron su apoyo a las cuentas de Martiño Noriega, que ascendían a 115 millones, después de apoyarlas en los ejercicios anteriores.

Ese escenario de elecciones municipales a corto plazo puede complicar los planes de otros alcaldes en minoría como los de A Coruña, Lugo y Ferrol, ciudad esta última que previsiblemente prorrogará los presupuestos aprobados en mayo del 2018, los únicos que salieron adelante en el mandato de cuatro años.

El gobierno local de Lugo presentará en enero el proyecto de presupuestos al resto de grupos para comenzar a negociarlos. «O obxectivo é que no ano electoral non se paralice a capacidade investidora do Concello», dijo la alcaldesa, Lara Méndez (PSOE), quien hizo el pasado miércoles un llamamiento al resto de grupos para que elija «entre gobernabilidade ou bloqueo, entre investimentos para a cidadanía ou munición electoral». Los del 2018 se aprobaron tras una moción de confianza, que perdió la alcaldesa pero, al no presentarse una de censura, se aprobaron a finales de enero.

Por cuarto año consecutivo A Coruña arrancará el 2019 con los presupuestos prorrogados. Esa situación deja al Ayuntamiento sin poder utilizar más de 25 millones, que estaban encuadrados en partidas que no pueden mantenerse el año que viene. Por el momento el gobierno local no ha hecho público el borrador de las nuevas cuentas, aunque el alcalde, Xulio Ferreiro, adelantó que superan los 250 millones de euros y mostró su confianza en que puedan ser aprobadas «nas próximas semanas».

Con información de Antía Urgorri, Xosé Gago, Serxio Barral, Rubén Nóvoa y Suso Varela.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

El clima preelectoral pone contra las cuerdas los presupuestos de los alcaldes en minoría