«Hay bastantes casos en los que el destino de la cocaína es Galicia»

La presencia de narcos gallegos en la ciudad gaditana es frecuente para hacerse con alijos por encargo que casi nunca llegan a tocar

Cisneros, natural de Madrid, llegó a la Fiscalía de Algeciras en la Navidad del 2000
Cisneros, natural de Madrid, llegó a la Fiscalía de Algeciras en la Navidad del 2000

VIGO / LA VOZ

Algeciras es la principal trinchera del narcotráfico en Europa. Ya sea de día o de noche, por la costa en planeadoras o por el puerto en contenedores, los envíos son constantes y satisfacen la demanda nacional e internacional de hachís y cocaína. Galicia, tristemente, también tiene su peso en dicha estructura criminal. Lo relata Juan Cisneros, máximo responsable de la Fiscalía en la ciudad gaditana, que este año batirá nuevo récord de incautaciones de drogas en España y está por ver si también en el contexto europeo.

-¿Evolucionó el narcotráfico que investigó al llegar a Algeciras en el 2000 hasta hoy?

-Antes estaba más diseminado, muchas pequeñas organizaciones, casi siempre familiares, que con un primo y un cuñado tenían un pequeño cobertizo en el campo para guardar fardos. Ahora se produce un fenómeno de concentración de empresas, de bandas más poderosas y con más gente, lo que permite acometer operaciones de mayores cantidades. Algeciras siempre ha sido una gran plataforma logística de transporte. Eso, luego, ya va por España y Europa.

-En ese contexto de plataforma, hablando de cocaína, ¿se cruzan gallegos en las investigaciones?

-Y tanto. Hay bastantes investigaciones en las que el destino final de la cocaína es Galicia. Antes hay que explicar que hasta no hace muchos años, el 100% de la droga que se traficaba en el campo de Gibraltar era hachís. Ahora que las organizaciones son más sofisticadas, con redes estables de comunicación y transporte por múltiples vías utilizadas para traer cocaína de Sudamérica.

«La mayor presión policial en Galicia, con clanes fuera de juego, activa la vía de Algeciras»

-¿Alguna explicación?

-Por su conocimiento del negocio y por la presión policial que se ejerce en determinadas zonas. Eso, además de arrestos e incautaciones, genera un traslado de la actividad a lugares aparentemente menos controlados. Galicia ha sido siempre una zona muy vigilada y activa, pero en los últimos años es innegable el resultado de la presencia policial. Eso ha provocado que se use más la vía del campo de Gibraltar.

-¿Un perfil medio del gallego que investigan?

-Suelen ser los compradores y vienen de arriba. La droga, normalmente, siempre lleva a alguien cercano al propietario hasta que se produce el pago y la recepción. En las investigaciones figuran como personas que se alojan en algún hotel fuera del puerto, que mantienen reuniones y que rara vez, hasta el final, tienen un contacto directo con la droga. Lo que hacen es pagarla, organizar el transporte, que también puede ser responsabilidad de los mismos que la trajeron hasta el puerto. Luego, lo que hagan en Galicia con ella ya es otra cosa. Pero creo que ocurre un poco lo mismo que aquí, se mueve mucha droga pero realmente se queda muy poca ¡Si la droga que entra por Algeciras se quedara, toda la población estaría colocada cada día del año!

-Astilleros de las Rías Baixas y del norte de Portugal hacen planeadoras para organizaciones del sur, ¿le consta?

-Todo eso, con la nueva normativa que restringe muchísimo el uso y compra de estas embarcaciones concretas, confiamos en que desaparezca del todo o disminuya muchísimo. Los que quieran tener estos botes tendrán que tenerlos custodiados en puertos marroquíes, y eso supone un grave contratiempo.

«Miñanco trabajaba teóricamente en un aparcamiento pero policialmente estaba controlado»

-Sito Miñanco cayó en febrero en Algeciras y la Policía Nacional lo acusa de liderar la mayor organización europea de narcos...

-Teóricamente trabajaba en un aparcamiento, policialmente estaba controlado. Él... esta gente, sobre todo los grandes dirigentes, sigue con sus organizaciones, incluso desde prisión. Desde el momento en que este hombre recuperó la libertad, y teóricamente para trabajar en un párking, era de esperar que no hubiera abandonado su actividad delictiva. La prueba está en que se le acusa por lo mismo.

-Investigaciones revelan que planeadoras que cruzan el Estrecho de Gibraltar ya no traen siempre hachís, ahora alternan con cocaína, ¿preocupa?

-Es cierto, pero mantenemos que el 80 o 90 % de la cocaína que entra por aquí llega en contenedores. Sí es verdad que estas organizaciones tan sofisticadas tienen vías de entrada propias y consolidadas de transporte que usan también para la cocaína, pero son minoritarios.

-Los alijos que llegan son cada vez más grandes, de hasta nueve toneladas en un solo contenedor, ¿asusta la magnitud que está alcanzando el narcotráfico?

-Pero eso también implica decomisos de droga más grandes, el riesgo es más elevado y las pérdidas también se magnifican si caen. Lo necesario son medios humanos y materiales para que las operaciones grandes sean más frecuentes.

-Los operaciones policiales evidencian corrupción entre estibadores, agentes portuarios y del orden, ¿casos aislados?

-Se ofrecen muchos beneficios y pocas complicaciones, algunos caen, pero pocos.

-Y para incinerar tantas toneladas de droga, ¿se acumulan?

-No suele haber problema. Son procedimientos con su propia vía administrativa y no se dan complicaciones.

-Algeciras, a falta de cifra oficial, protagoniza otro nuevo récord de incautaciones en el 2018. Cómo se traduce eso en carga de trabajo, ¿necesitan más funcionarios?

-Muchas horas y poca vida [risas]. La verdad es que recibimos refuerzos y se va llevando. Por suerte no tenemos grandes operaciones todos los días.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

«Hay bastantes casos en los que el destino de la cocaína es Galicia»