«O salto da balea era impresionante»

Marcos Gago Otero
marcos gago MARÍN / LA VOZ

GALICIA

M.MORALEJO

Un cetáceo de 8 metros se paseó un mes por el puerto de Marín y la ría de Pontevedra. Los biólogos de Cemma supervisaron este caso «inaudito e irrepetible»

19 dic 2018 . Actualizado a las 05:00 h.

Nunca se había visto algo igual. Ni los más viejos recordaban algo así, ni los experimentados lobos de mar eran capaces de explicarse qué hacía una ballena nadando, tan pancha, al pie del paseo marítimo de Marín, dentro del puerto o frente a la playa de Portocelo aquel febrero del 2003. Anduriña, como se la conoció, fue la sensación durante un mes, un atractivo turístico más en las Rías Baixas, porque, tras su aventura marinense, aún se pasó varios días más en Vigo.

Alfredo López, biólogo de la Coordinadora para o Estudo dos Mamíferos Mariños (Cemma), recuerda muy bien este caso que calificó de «inaudito e irrepetible». Los vecinos de las Rías Baixas están acostumbrados a ver arroaces solitarios o en grupo, pero no un gigante dando brincos y palmadas para deleite de los espectadores. «O salto da balea era algo impresionante. Hai que recordar que este exemplar medía 8 metros e sacaba practicamente todo o corpo fóra da auga, pegando un estrondo enorme. Levantaba unha columna de auga duns seis metros de altura. Era algo espectacular». López fue uno de los responsables de monitorizar esta yubarta el tiempo que estuvo en la ría. Desde Cemma, por encargo de la Xunta, se aplicó un protocolo para evitar que los barcos se acercasen al cetáceo o lo molestasen.

«Un día, ás tres da mañá, recibimos unha chamada da gardería da Autoridade Portuaria, dicindo que había unha balea dentro do porto. Nós dixémoslle que a esas horas non iamos ir, porque non facemos servizos nocturnos polo seu risco», narra López al explicar cómo se enteró de la llegada de Anduriña. «É un feito moi raro, rarísimo», recalca. No existían registros de una ballena sana que entrase tanto en una ría y decidiese quedarse. «Ao principio parecíanos moi raro todo. Diciámoslles, "é grande?". "Si, é grande, mide como oito ou dez metros, e anda por aquí’". "Pero vedes que teña algún problema?" "Non, non, anda un pouco por aí nadando e logo marcha"».