«O salto da balea era impresionante»

Un cetáceo de 8 metros se paseó un mes por el puerto de Marín y la ría de Pontevedra. Los biólogos de Cemma supervisaron este caso «inaudito e irrepetible»


marín / la voz

Nunca se había visto algo igual. Ni los más viejos recordaban algo así, ni los experimentados lobos de mar eran capaces de explicarse qué hacía una ballena nadando, tan pancha, al pie del paseo marítimo de Marín, dentro del puerto o frente a la playa de Portocelo aquel febrero del 2003. Anduriña, como se la conoció, fue la sensación durante un mes, un atractivo turístico más en las Rías Baixas, porque, tras su aventura marinense, aún se pasó varios días más en Vigo.

Alfredo López, biólogo de la Coordinadora para o Estudo dos Mamíferos Mariños (Cemma), recuerda muy bien este caso que calificó de «inaudito e irrepetible». Los vecinos de las Rías Baixas están acostumbrados a ver arroaces solitarios o en grupo, pero no un gigante dando brincos y palmadas para deleite de los espectadores. «O salto da balea era algo impresionante. Hai que recordar que este exemplar medía 8 metros e sacaba practicamente todo o corpo fóra da auga, pegando un estrondo enorme. Levantaba unha columna de auga duns seis metros de altura. Era algo espectacular». López fue uno de los responsables de monitorizar esta yubarta el tiempo que estuvo en la ría. Desde Cemma, por encargo de la Xunta, se aplicó un protocolo para evitar que los barcos se acercasen al cetáceo o lo molestasen.

«Un día, ás tres da mañá, recibimos unha chamada da gardería da Autoridade Portuaria, dicindo que había unha balea dentro do porto. Nós dixémoslle que a esas horas non iamos ir, porque non facemos servizos nocturnos polo seu risco», narra López al explicar cómo se enteró de la llegada de Anduriña. «É un feito moi raro, rarísimo», recalca. No existían registros de una ballena sana que entrase tanto en una ría y decidiese quedarse. «Ao principio parecíanos moi raro todo. Diciámoslles, "é grande?". "Si, é grande, mide como oito ou dez metros, e anda por aquí’". "Pero vedes que teña algún problema?" "Non, non, anda un pouco por aí nadando e logo marcha"».

Aparición por la proa

Al día siguiente, los biólogos de Cemma fueron hasta el puerto, pero Anduriña, juguetona, no estaba. «Localizámola en fronte de Marín e falamos con Protección Civil, por se nos podían sacar cunha embarcación para ver de que se trataba. Saímos coa zódiac e vimos que estaba diante da proa saltando», detalla López. Todo un espectáculo, sin duda. «Comprobamos que se trataba dunha balea xibarte, que era a primeira vez que se vía esa especie tan preto da costa, e desde logo vela saltar non nos facía pensar que tiña problemas, porque saltaba de alegría», apunta.

Fue una oportunidad única para estudiar el comportamiento de ese cetáceo. Anduriña se movía como un animal de costumbres fijas. «Ás sete da tarde chegaba á zona exterior do espigón e estaba alí ata as tres da mañá, máis ou menos, e así todos os días durante un mes», recuerda el portavoz de Cemma.

¿Cómo se explica la presencia de una ballena tan adentro de una ría? Alfredo López cree que la clave está en el Prestige. «As baleas son animais oceánicos, é raro que se acheguen á costa, e é moito máis raro que boten un mes alí, comendo. Era un feito insólito, que ata o momento era descoñecido en Galicia e que non se volveu repetir. Si que se viron outras preto de costa, pero puntualmente, un día, non durante todo un mes».

Anduriña era un ejemplar juvenil, emancipado y curioso. «No 2003 todo o mar estaba patas arriba por culpa da vertedura do Prestige. Posiblemente non conseguiu alimento na plataforma e foi buscando onde achar comida. No porto había un desaugadoiro das fábricas e había comida suficiente, e polo tanto paraba alí todos os días», recalcó el portavoz de Cemma. No hay duda de que el festín le gustó.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

«O salto da balea era impresionante»