Un nuevo temporal de lluvia y viento azota mañana Galicia

Hay alerta amarilla en las provincias de A Coruña y Pontevedra y en A Mariña lucense. En el litoral hay aviso naranja por fuerte oleaje

Una ciclógenesis antes de Navidad La próxima semana se espera una mayor presencia del anticiclón y temperaturas suaves pero antes de eso, en las próximas horas, el mapa se pinta de naranja con las alertas por viento y lluvia que dejará una potente borrasca

Redacción

Un nuevo temporal con intensas lluvias y fuertes vientos azotará mañana Galicia. Un frente muy activo atravesará la comunidad dejando los cielos muy nublados y con precipitaciones persistentes por la mañana en casi toda la comunidad, salvo en el este de las provincias de Lugo y Ourense. Por la tarde la situación mejorará y habrá tan solo chubascos intermitentes. 

Ante esta situación, la Aemet ha activado la alerta amarilla por lluvias en el oeste y suroeste de la provincia de A Coruña desde la medianoche de hoy hasta el mediodía de mañana martes por precipitaciones acumuladas de hasta 40 litros por metro cuadrado en doce horas.  

Además hay aviso también de nivel amarillo por fuertes vientos, de hasta 90 kilómetros por hora, en las provincias de A Coruña y Pontevedra y en A Mariña lucense. 

La situación también será muy desapacible en el mar. En el litoral hay alerta naranja en el oeste y suroeste de A Coruña y en Pontevedra con olas de 5 a 6 metros y ocasionalmente de 6 a 7. En el resto la costa gallega, el aviso es amarillo.

Debido al temporal costero, la Xunta aconseja, como medida preventiva, suspender las actividades pesqueras y marisqueras en aquellas zonas más peligrosas. También se recomienda que se extremen las medidas de seguridad a la hora de realizar cualquier actividad en el mar y que se revisen los cabos y los amarres de las embarcaciones. 

El Gobierno gallego también aconseja evitar los recorridos por las instalaciones portuarias, diques de abrigo, escolleras,...

Después del paso de este frente tan activo el martes, el miércoles la situación será también inestable y seguirán haciendo falta los paraguas. Los chubascos serán intermitentes, más frecuentes por la mañana y ocasionales y aislados durante la tarde, según las previsiones de MeteoGalicia.

Nevará en las montañas de Lugo, donde la cota estará en los 1.000 metros por la mañana, y Ourense, donde caerán copos por encima de los 1.200 metros de cara a la tarde.

El día que nació la previsión del tiempo

XAVIER FONSECA

El emperador Napoleón III encargó al director del Observatorio de París, Urbain Le Verrier, que investigara si se podía predecir el tiempo

La atmósfera no entiende de aliados ni de enemigos. Pero cuando interviene en un conflicto bélico puede decantar la victoria o la derrota de un lado u otro. En 1815, en la campiña de Waterloo, en Bélgica, las lluvias torrenciales retrasaron la ofensiva de las tropas de Napoleón contra los ingleses del duque de Wellington. Aquella demora permitió que el ejército prusiano llegara a tiempo al lugar de la batalla para unirse a los ingleses. El temporal firmó la sentencia del emperador francés.

En el otoño de 1854, en plena guerra de Crimea, que enfrentó a Rusia contra la triple alianza formada por el imperio otomano, Francia e Inglaterra, la meteorología también jugó un papel determinante. El 14 de noviembre una profunda borrasca se formó coincidiendo con el sitio a la ciudad de Sebastopol, donde los rusos tenían la principal base en la región. La flota aliada perdió, como consecuencia de los vientos huracanados, unos 1.500 marineros y cerca de sesenta embarcaciones, entre ellas El Príncipe, el buque insignia de la Armada. Los aliados acabarían ganando la contienda, pero no olvidaron el gran impacto que había causado aquel desastre meteorológico. En Francia, el emperador Napoleón III encargó al director del Observatorio de París, Urbain Le Verrier, que investigara si de alguna forma se podría haber anticipado el temporal. El matemático realizó una gira por diferentes observatorios de Europa para recoger datos que le permitieron dibujar la trayectoria que había tomado el sistema de bajas presiones. Le Verrier llegó a la conclusión de que, de haber tenido la información en tiempo real, se podría haber pronosticado el paso de la borrasca y por tanto se habría evitado la catástrofe. El propio Le Verrier recomendó que se crease una red de estaciones meteorológicas por todo el país para intercambiar información a través del telégrafo. Así nació la ciencia del tiempo. El siguiente capítulo de esta historia lo protagonizaría el inglés Robert Fitzroy, que a mediados de siglo se convertiría en el primer meteorólogo en publicar los pronósticos en un periódico: The Times.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
22 votos
Comentarios

Un nuevo temporal de lluvia y viento azota mañana Galicia