La Xunta sube un 2,15 % sus peajes, casi medio punto más que los estatales

Suman 5 céntimos nueve de sus veintitrés tramos y bajarán a la mitad todos de noche.


vigo / la voz

Los peajes de las dos autopistas de titularidad autonómica, las que unen A Coruña con Carballo (AG-55) y Vigo con Baiona (AG-57) subirán el próximo año un 2,15 %. Las tarifas de ambos viales se encarecerán por tanto en 0,48 puntos más que las dependientes del Ministerio de Fomento, pero 1,32 puntos menos que lo que supondrán las tres subidas simultáneas que registrarán los peajes de la AP-9 también a partir del 1 de enero.

Por la posibilidad de redondeo de precios para que todos sean múltiplos de cinco y se agilice el pago con monedas (como ocurre en la red estatal de autopistas), las subidas, en el caso de los vehículos ligeros, se concentrarán en cinco de los once tramos de la autopista coruñesa, y en cuatro de los doce que conectan las comarcas de Vigo y O Val Miñor.

El recorrido de A Coruña a Carballo tendrá un coste de 2,55 euros, cinco céntimos más que en este año en el caso de las motos y coches, como subirá también en la misma cantidad para los transportes pesados de menor dimensión (3,80 euros), y que llegará a 15 céntimos a mayores en los de mayor peso (5,10). Desde la ciudad herculina al puerto exterior el precio del peaje será de 0,15 euros, como este año, mientras que subirá cinco céntimos hasta llegar a 0,25 euros en el caso de los transportes pesados de menor dimensión y seguirá en 0,30 para los mayores. El tramo de mayor tráfico, el de A Coruña-Arteixo, permanece invariable en 0,55 euros desde el año 2014.

En el sur de Galicia, los 22 kilómetros de recorrido entre Vigo y Baiona subirán cinco céntimos, hasta 1,70 euros para los automóviles y motos, el mismo ascenso (hasta 2,55 en total) a los transportes de pesados de clase 1, y 10 céntimos para los camiones de gran tonelaje (pagarán 3,40 euros). Los tramos Vigo-Vincios-Gondomar seguirán con las mismas tarifas que hace cinco años. 

Evolución de precios

La subida del 2,15 % aprobada por el Gobierno gallego en sus dos viales de pago se produce después de haberse encarecido sus precios en otro 2,15 % este año, un 1,56 el anterior y un 0,64 en el 2016. En los tres ejercicios precedentes la Xunta bajó los precios de las autopistas autonómicas, al ser negativo el IPC que determina el 95 % del precio final de las tarifas de los dos viales gestionados por Autoestradas de Galicia, firma del grupo Itínere, como Audasa.

Desde el comienzo del milenio los peajes dependientes de la Administración gallega subieron en diez ocasiones por encima del porcentaje de incremento de las autopistas estatales, y estas se encarecieron en mayor cuantía en nueve.

Pese a esa diferencia, el precio del peaje por kilómetro de ambas autopistas gallegas sigue situándose entre los más baratos de España, debido a que la construcción de dichas infraestructuras fue asumida en su práctica totalidad por la Xunta, cubriendo el peaje dotaciones de amortizaciones inferiores a los de otras concesiones, y centrándose mayoritariamente en el coste de mantenimiento. La autopista de A Coruña-Carballo tendrá el próximo año un coste de 0,06358 euros por kilómetro, y la de Vigo-Baiona de 0,06359. En el caso de la AP-9 ascenderá a 0,1088 después de que registre un 1,67 % de incremento por la actualización de precios del sector, otro 1 % para compensar a la concesionaria por las obras de ampliación de Vigo y Santiago, y un 0,8 % a mayores para reembolsar también a Audasa la gratuidad que obtienen los conductores en el viaje de vuelta entre Vigo y Pontevedra desde el 2013.

Lo que no reflejan las nuevas tarifas para el 2019 son los descuentos que la Consellería de Infraestruturas ha anunciado que implantará para rebajar a la mitad el precio de los peajes durante las noches. La Xunta negocia con la concesionaria su aplicación entre las 24.00 y las 6.00 horas, con el objetivo de favorecer el uso de ambos viales, especialmente en el caso de los transportes pesados que acceden al puerto exterior y a las áreas industriales.

Ethel Vázquez pide a Fomento que compense a Galicia por el incremento de precios de la AP-9

La conselleira de Infraestruturas, Ethel Vázquez, reclamó ayer al Ministerio de Fomento la puesta en marcha de «medidas para paliar la discriminación» que a su juicio sufre Galicia en materia de peajes. Vázquez calificó de «incomprensible» que «se hagan anuncios de liberación de peajes de otras autopistas en España», en referencia a la AP-1 castellana en la que acaba de vencer su concesión tras cuatro décadas, así como «anuncios de descuentos en otras autopistas», como las nueve rescatadas, mientras que la AP-9 sufre «una subida continuada» de sus tarifas, con tres el próximo 1 de enero, dos el pasado octubre y otra en el arranque del ejercicio que ahora concluye.

«Lo que estamos viendo es una discriminación, un agravio con Galicia», insistió la conselleira, para quien es «incomprensible esa política de peajes del Ministerio de Fomento», organismo al que ha pedido la puesta en marcha de «medidas para paliar esa discriminación».

La conselleira había demandado de Fomento la puesta en marcha de un plan específico para los usuarios de la AP-9, para que, al menos, sea compartida con el ministerio la amortización de las obras de ampliación. Los 200 millones de euros que costaron las ampliaciones de Rande y Santiago serán sufragadas por todos los usuarios de la autopista del Atlántico con un 1 % de subida en el precio de los peajes cada año hasta el 2038.

La Xunta estima que el Gobierno central debería evitar además que Audasa sea compensada con un 8 % por demora en la cobertura del importe que resta de amortizar por dichas obras, porcentaje que considera fuera de mercado y excesivamente beneficioso para la concesionaria.

Fomento instó a la conselleira a presentar un estudio que ampare el plan que reclama.

Más información

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
16 votos
Comentarios

La Xunta sube un 2,15 % sus peajes, casi medio punto más que los estatales