«Soy matrona y di a luz en casa, pero con dos profesionales sanitarias»

Los controvertidos partos en casa son minoría en Galicia, donde la ley no los impide pero tampoco los regula


a coruña / la voz

Comadronas o parteras. Era como se las conocía antes. Las técnicas y la ciencia avanzaron y la definición actual es la de enfermeras especialistas en Ginecología y Obstetricia. Después del grado, realizan esta especialidad. La muerte de un bebé en un parto en casa en Vigo ha agitado su sector. La madre no contó con personal sanitario. Un hecho criticable por las enfermeras gallegas. «Parir en casa está permitido en España si es con asistencia profesional. Lo que no está es regulado. El Reino Unido, Alemania, Noruega o Dinamarca sí lo incluyen en sus sistemas sanitarios», apunta Diana Luque. Esta matrona trabaja en el Complexo Hospitalario de Santiago, el CHUS. «Non é a opción que escollín para traballar, pero é unha posibilidade que está aí, sempre que sexa un parto fisiolóxico, sen complicacións, e con persoal cualificado», añade su compañera Isabel Abel. Trabaja en el Hospital do Salnés y es la presidenta de la Asociación Galega de Matronas (AGAM). 

Tanto en Galicia como en España es una elección minoritaria. En el 2015, de los 19.427 alumbramientos que hubo en nuestra comunidad, 71 sucedieron fuera de un hospital -en algunos casos, no llegaron a tiempo-. «Di a luz a mi segundo hijo en casa hace 15 días. Eso sí, asistida por dos matronas con experiencia, con todas las pruebas médicas y sabiendo que era un parto normal y a término. Además, el hospital está cerca de mi casa», cuenta Cristina Lojo, matrona, ahora de baja, en el Álvaro Cunqueiro.

Reticencias médicas

Los requisitos imprescindibles son que se trate de un bebé único y sano, con una madre sin patología y que la criatura esté en posición cefálica, de cabeza. El que murió el lunes en Vigo estaba de nalgas. «Na ecografía que se fai na semana 34 de xestación xa se ve a postura do bebé. Non é o máis frecuente, pero si que pode dar a volta», admite Isabel Abel. Un parto puede convertirse en una urgencia en minutos, por eso, ni la Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia ni tampoco su homóloga gallega son partidarias de esta opción. 

«Cando non hai complicacións, as máis preparadas para asistir somos nós. Facemos un seguimento do embarazo. Somos as primeiras en non recomendalo parto na casa cando non se cumpren tódalas condicións», subraya Carmen Amorín. Es matrona junto a Marta Bernárdez en Luna de Brigantia, una empresa en la que también ofrecen clases de preparto y atención al posparto. «No Reino Unido institucionalizouse. Isto mellora a asistencia. O traslado ao hospital é máis rápido si se require. Algo que só nos pasa no 10 % dos casos», dice su compañera Marta Bernárdez, anterior presidenta de AGAM. «Non estamos en contra dos hospitais. Todo o contrario, pero pedimos que non se criminalice», alega Bernárdez, que se desmarca de la figura de las doulas. Un caso «intrusismo», dice Diana Luque. «Nós temos formación universitaria regulada. Non sei que fan nin como traballan elas», responde Marta Bernárdez.

Aumentar las cifras de matronas es una de sus peticiones 

El traslado de los partos a los centros hospitalarios en las décadas de los sesenta y setenta, unido a la mejora de las medidas higiénicas, fue clave para reducir las muertes entre las madres y los neonatos. «Cando xorde una complicación, chamamos ao xinecólogo», explica Isabel Abel, matrona en el Hospital do Salnés. Su grado de autonomía en el paritorio depende del centro hospitalario. «Se non é necesaria unha intervención médica, non ten por que estar o médico», continúa. Según el INE, el 88 % de los nacimientos en España en el 2011 no deberían necesitar una intervención. Aun así, uno de cada cuatro nacimientos es por cesárea. El 25 %, cuando la OMS recomienda que la media esté en el 19 %. 

Ratio de matronas por parto

No es la única recomendación de la OMS, lamentan, que no se cumple. «Hay días en los que tuve que atender tres partos al mismo tiempo cuando se aconseja una matrona por parto», critica Diana Luque, que antes de trabajar en el CHUS estuvo en otros centros como el Álvaro Cunqueiro. «Os hospitais onde este ratio está máis descompensado son os de Vigo, Santiago e A Coruña. Son nos que hai máis nacementos», indica Abel, presidenta de AGAM. «O problema é que hai poucas matronas. Na última oferta de emprego público do Sergas non se convocou ningunha praza. Polo menos na próxima prometen 61 prazas», anuncia Abel.

Uno de los momentos más complicados es el que sucede al alumbramiento. Las tres horas siguientes, las del posparto. Tiene que salir la placenta y puede haber hemorragias. La mortalidad en edad perinatal se sitúa entre las dos y tres muertes por cada mil nacimientos en España. Una tasa similar a la de Alemania, Francia o Noruega, donde se subsidian los partos en casa.

Más información

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
21 votos
Comentarios

«Soy matrona y di a luz en casa, pero con dos profesionales sanitarias»