Cuando el móvil te salva la vida

El teléfono, principal causa de distracción grave en la carretera, puede ser también un aliado para alertar de peligros, localizar a desaparecidos y esclarecer delitos

;
Así gestiona la Guardia Civil las alertas que recibe en la aplicación AlertCops Diseñan también una versión exclusiva para profesionales

redacción / la voz

El conductor, de 31 años, se salió de la carretera a toda velocidad en una curva del sur de Lugo. Su coche sufrió importantes daños y él quedó atrapado en un lugar casi invisible, oculto entre unos matorrales. No podía moverse, pero tenía el móvil en el bolsillo. Marcó el 112 y, aunque dio mal su posición y fue buscado en sitios equivocados, finalmente la localización del posicionamiento del teléfono móvil permitió a los rescatadores llegar hasta el coche. No es el único que puede contarlo gracias al móvil. Mientras se suceden las campañas contra el uso del teléfono durante la conducción por las graves distracciones que produce, lo cierto es que el teléfono puede ser el gran aliado para salvar una vida en un accidente, o para evitar que se cometa un delito.

Una joven de Vigo aceptó subirse al coche de un desconocido en una madrugada del pasado noviembre. Grave error. Tras convencerla para que entrara, el conductor arrancó el coche y ella no se pudo bajar. El vehículo cogió la carretera de salida de Vigo y se introdujo en la autovía A-52. Disimuladamente, la joven pudo marcar el número 112, pero no logró hablar. Su interlocutor supo que algo iba mal y transfirió la llamada a la Policía Nacional.

Ella consiguió mantener activa la llamada sin que el conductor del coche se diese cuenta. Los agentes se pusieron a la escucha mientras la chica iba señalando lugares por los que pasaba el vehículo y dando pistas de su recorrido mientras hablaba con su supuesto captor en voz alta preguntándole por ejemplo si se estaba dirigiendo a Portugal. Esa y otras indicaciones permitieron a los policías saber que el coche circulaba por la A-52, por el entorno de O Porriño. Alertaron entonces a la Guardia Civil de Tráfico, que estableció un control a la altura de Ponteareas. Al conductor no le quedó más remedió que parar, y fue entonces cuando la joven se bajó del coche y alertó a los agentes, que ya estaban sobre aviso, por lo que inmediatamente detuvieron al conductor. El móvil en conexión fue clave en ese caso para que Policía Nacional y Guardia Civil siguiesen el recorrido que hacía el coche en el que viajaba una joven contra su voluntad.

Otras veces es la simple localización a través del GPS la que hace posible el hallazgo de personas que están perdidas o que se encuentran en una situación de riesgo para sus vidas. En esos casos, la localización por satélite y por las antenas de telefonía móvil es fundamental para encontrar a personas en apuros.

Alerta policial en el móvil

El Ministerio del Interior, a través de la Secretaría de Estado de Seguridad, ofrece una aplicación que se puede descargar en el móvil y que permite alertar de manera inmediata de cualquier riesgo con una sola pulsación en la pantalla. Se trata de AlertCops, un programa que conecta al usuario con las fuerzas de seguridad sin necesidad de tener que marcar ningún número de teléfono. El sistema ofrece una pulsación para cualquier emergencia, pero también permite seleccionar el tipo de incidencia de la que se quiere alertar y de esa forma ofrecer una atención más personalizada en el menor tiempo posible.

La aplicación, cuya portada se reproduce en esta página, permite que el usuario alerte a los servicios policiales de la existencia de robos, atracos o asaltos, de casos de violencia machista, de situaciones de acoso escolar, de agresiones sexuales o de desapariciones. Esas son alertas ya predefinidas, pero el usuario de la aplicación también puede informar sobre cualquier otra incidencia e incluso chatear con la policía para contar lo que está viendo. Para poder activar los servicios de AlertCops hay que registrarse con el número de teléfono. Cuando el usuario envía una alerta, el sistema localiza el punto y la emergencia puede ser atendida de forma inmediata.

El móvil de Diana Quer, clave para esclarecer el caso

En la era de la tecnología el móvil puede pasar de ser una gran ayuda a convertirse en el peor aliado. Sucede así en el tráfico, donde el uso del teléfono mientras se conduce es una de las principales causas de accidentes graves. La distracción causada por una llamada o por el envío de un wasap puede ser el camino hacia una desgracia en la carretera. Pero el móvil también puede ser de gran ayuda para los conductores en caso de necesitar ayuda por una avería o por cualquier otra emergencia. En ese momento, el móvil es el gran aliado.

También es un gran apoyo en la mayoría de las investigaciones policiales. Localizar la situación del móvil de un sospechoso de un delito puede ser clave en el esclarecimiento del caso. Lo fue en el caso Diana Quer. Primero, por el mensaje que ella le envió a una amiga a la que alertaba de que alguien la estaba siguiendo. Eso hizo que desde el primer momento la Guardia Civil considerase como una desaparición de riesgo el hecho de que una chica de 18 años no volviese a dormir a casa tras una noche de fiesta en A Pobra do Caramiñal. El móvil de la joven madrileña también fue decisivo para poder relacionar la desaparición con el Chicle. El teléfono de Diana Quer apareció en el fondo de la ría y en un estado de gran deterioro. Sin embargo, los investigadores pudieron sacar información sobre el recorrido que hizo la joven la noche del 22 de agosto del 2016. No se volvió a saber nada más de ella desde ese momento. Nadie la vio. Nadie oyó nada. Solo el teléfono móvil dejó huella y fue el mejor aliado de los investigadores de la Guardia Civil para vincular las últimas horas de Diana Quer con los movimientos que hizo el Chicle aquella misma noche.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
15 votos
Comentarios

Cuando el móvil te salva la vida