Aparecen otros 100 kilos de explosivos en un doble fondo en la pirotecnia ilegal de Tui

Los productos estaban en arcones de madera tras una pared


tui / la voz

El derribo de la pirotecnia ilegal de Tui ha tenido que volver a paralizarse cautelarmente al localizarse un nuevo depósito de material explosivo. El sorprendente hallazgo se produjo a media mañana de ayer cuando operarios de la empresa encargada de derribar las 25 casetas descubrieron un doble fondo tras una pared de madera en el que había explosivos. Los trabajos se pararon de inmediato, evitando así el evidente peligro, y se notificó el hallazgo a la Guardia Civil, que la semana pasada retiró los 2.800 kilos de explosivos que contenían las casetas y los destruyó en una cantera. La actuación de los técnicos especialista en desactivación de artefactos explosivos (tédax) de la Comandancia de Pontevedra se centró en el vaciado de las casetas, como ordenaba la sentencia judicial que ilegalizó las instalaciones tras anular sus licencias de actividad y obra en el 2014. Nadie sospechó entonces que en el recinto de la empresa hubiese otros depósitos, así que la maquinaria pesada entró el lunes para acometer el derribo de las casetas.

Esta vez ha sido en un galpón usado como cochera. Los tédax regresaron al lugar y se incautaron ayer de más de 100 kilos de explosivos cuya existencia no constaba en ningún documento oficial. El material, todo acabado y no muy antiguo, fue localizado en varios arcones de madera tras la pared. Los técnicos se hicieron cargo de la pólvora y se la llevaron del recinto para proceder también a su destrucción.

Con este serían tres los supuestos escondites en los que Francisco González Lameiro, en prisión provisional por la explosión de un zulo ilegal en la parroquia de Paramos que mató a dos personas y dejó sin casa a más de treinta familias, almacenaba material de forma clandestina. El fin de semana siguiente a la tragedia del 23 de mayo se localizaron dos almacenes clandestinos. «Se trata de instalaciones rudimentarias próximas a zonas pobladas. Claramente son dos depósitos ilegales en cuyo interior se ha encontrado material explosivo reciente para ser utilizado y manipulado», recogía el auto que envió a prisión entonces a Lameiro.

A 150 metros de su empresa, La Gallega, la Guardia Civil intervino en aquel momento tres bidones que contenían diferentes tipos de artefactos pirotécnicos con 90 kilogramos de pólvora. Él aseguró que no alertó de la existencia de este almacén al considerarlo parte de la empresa y que tres cuartas partes del material no eran suyas. Al abordarse la localización del tercer depósito, también encontrado por La Voz, en un antiguo criadero de angulas, con 1.151 kilogramos de materia prima que fue empleada para la confección de material pirotécnico, Lameiro aseguró entonces que desconocía la existencia de semejante polvorín, y responsabilizó de ello a su padre, ya fallecido, del que heredó la empresa.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Aparecen otros 100 kilos de explosivos en un doble fondo en la pirotecnia ilegal de Tui