El plan de transporte primará ofertas con autobuses menos contaminantes

Pablo González
pablo gonzález REDACCIÓN / LA VOZ

GALICIA

ANGEL MANSO

La Xunta aspira a que más del 20 % de los jóvenes hasta 19 años viajen gratuitamente

09 dic 2018 . Actualizado a las 05:00 h.

El debate sobre la transición ecológica en el mundo del transporte será uno de los aspectos cardinales del nuevo diseño de movilidad en autobús que prepara la Xunta y que estará en pleno funcionamiento en el 2020. En los pliegos de condiciones que servirán de base para la licitación de las nuevas concesiones se tendrá en cuenta las mejoras en sostenibilidad medioambiental que ofrezcan los aspirantes y que se sitúen por encima de los requisitos mínimos exigidos. En estos mismos procedimientos de contratación para renovar unas concesiones que por lo general tienen más de veinte años -algunas datan de 1947- se valorará «a incorporación de novas tecnoloxías que melloren a eficiencia enerxética da flota de vehículos adscrita ao contrato, incentivando o emprego de tecnoloxías tendentes a unha menor emisión de gases de efecto invernadoiro».

Estos objetivos chocarían con una realidad: el escaso desarrollo de los autobuses eléctricos o híbridos interurbanos en comparación con las flotas de transporte de las ciudades. No obstante, siempre se puede actuar en el descenso de emisiones en una flota especialmente envejecida.

La discriminación positiva de las ofertas más limpias -que redundará por lógica en la modernización de la flota y por tanto en su seguridad- no es la única medida en favor de la sostenibilidad ambiental del nuevo modelo de transporte. La adecuación de la oferta a la demanda real, la introducción de servicios a demanda con una central de reservas, son iniciativas destinadas a mejorar la eficiencia de los servicios de transporte interurbano. De esta forma, se asegura en el documento base del plan aprobado recientemente por el Consello de la Xunta, «se evita que vehículos baleiros circulen polas estradas, coa conseguinte redución de emisións e, en definitiva, contribuíndo á transición cara a unha economía baixa en carbono».