«Me siento más segura, aunque la parada esté frente a mi casa»

El transporte urbano de Ourense deja ya en el portal a las mujeres que viajan solas de noche y lo pidan

;
Usuarias de las paradas antiacoso: «Me siento más segura» Ourense se suma a la lista de ciudades con este servicio

ourense / la voz

Las paradas antiacoso en el transporte urbano de la capital ourensana arrancaron el viernes en pleno puente festivo. El denominado Moucho-Bus, que con dos líneas recorre las calles ourensanas de noche, es desde esta semana el mejor aliado de aquellas mujeres que regresan solas a casa los fines de semana. Si quieren, el bus para justo frente a su portal. Una de ellas es Vanesa Alves. Tiene 36 años, trabaja en la hostelería y viaja sola.

Normalmente coge este servicio (que también opera en Vigo y A Coruña) para ir al centro de la ciudad y regresar a casa cuando termina, sobre las tres de la madrugada. Aplaude la iniciativa del Concello y de Urbanos de Ourense. «Me parece perfecto porque me puede pasar a mí o a cualquier otra chica que, por ejemplo, se sienta acosada», dice. Ella, afirma, no tiene miedo, pero no descarta que algún día pueda pasar por alguna situación difícil: «A mí no me ha pasado, pero siendo mujer te puedes poner en la piel de todas, de cualquiera». Es más, señala que cuando sale con sus amigas por la noche se acompañan unas a las otras para coger un taxi, para no ir solas. «Hoy en día hay de todo. Y lo que está claro es que si alguien te ataca no te da tiempo a reaccionar. Yo creo que me quedaría paralizada y no podría defenderme», señala. Aunque es festivo, son pocas las personas que a medianoche se suben al bus urbano. Y las calles, sobre todo cuando el vehículo se aleja del centro de la ciudad, están prácticamente vacías. Vanesa baja en la parada para ir a trabajar en el mismo momento que sube Uxía Taboada. Ella ha estado con unas amigas y regresa a su casa. Tiene 19 años. Es también una habitual del Moucho-Bus. Ambas señalan que es más económico que coger un taxi y lo eficaz del transporte público. «Siempre utilizo este servicio y ahora que haya paradas antiacoso me parece genial. Es la primera vez que escucho que se hace esto en una ciudad. Me siento mucho más segura, aunque mi parada está frente al portal de mi casa», afirma. Al igual que Vanesa, Uxía dice no tener miedo, aunque señala: «Hombre, a veces en el Moucho-Bus de noche la gente viene de tomar alcohol... Yo personalmente no he tenido problemas pero puedo entender que haya chicas que tengan miedo a que les pase algo». Elisa Gómez trabaja de noche y se dirige al centro de Ourense desde el barrio de A Ponte. «La iniciativa me parece fenomenal. Sí existe miedo, aunque esta sea una ciudad tranquila. A veces es más el temor que se tiene por estar sola», afirma. Ella sale de trabajar sobre las cuatro y media de la madrugada y señala que no se le ocurriría ir sola.

Esta noche el conductor es Hugo Salgado. A pesar de que este servicio los obligará a hacer cambios en su recorrido, está totalmente implicado. Lleva una hora conduciendo y, de momento, ninguna mujer ha solicitado bajarse junto a su portal. «Todas las medidas que podamos tomar que sean favorables para defender a las mujeres que puedan ser maltratadas son bien aceptadas». Él afirma que la capital ourensana es una ciudad tranquila y que nunca se ha encontrado con algún caso de acoso o ha tenido que auxiliar a alguna mujer mientras conducía de noche el autobús. «A partir de ahora cualquier mujer que vaya sola solo tiene que avisarme momentos antes de su portal de que quiere bajarse allí y yo, sin entorpecer el tráfico, me acercaré lo máximo. Y ella tendrá que bajar por la puerta de delante, para que la veamos», explica. El servicio funciona de 23.00 a 6.30 horas los viernes y de 23.00 a 7.00 horas, sábados y vísperas de festivo.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
11 votos
Comentarios

«Me siento más segura, aunque la parada esté frente a mi casa»