Serafín González: «El fuego en Galicia es cultural»

El presidente de la Sociedade Galega de HIstoria Natural, muy de cerca


Serafín González (Ourense, 1961) es un señor económico. Piensa lo que dice y no dice más de lo necesario. Eso no quiere decir que hable poco, porque tiene mucho que decir. Estamos ante uno de los gallegos que más sabe sobre la naturaleza que nos envuelve, lo que fue, lo que es y lo que será. Atentos.

-Estamos en la semana de la cumbre del clima. ¿Está encima de los contenidos, tiene expectativas?

-Sé que van a tratar la descarbonización, aunque expectativas prefiero hacerme pocas.

-Parece que hay algo de desesperanza frente a estas cumbres.

-Los compromisos que se acaban arrancando suelen ser pocos y terminan en incumplimientos. El problema con nuestro modelo de desarrollo es que, cuando hay dinero, se destruye el medio ambiente para seguir creciendo y, cuando no lo hay, lo primero que se recorta es la política medioambiental.

-A veces da la impresión de que no hay nada que hacer.

-Hay una frase que siempre diré: «No hay mayor error que el de quien no hizo nada pensando que solo podía hacer un poco». Es una frase que refleja muy bien mi pensamiento. Tenemos que cambiar. La cuestión es muy sencilla: ¿es necesario un todoterreno de 300 caballos para llevar a los niños al colegio? No. Ni razonable. ¿Por qué no empezamos a racionalizar determinadas conductas que no tienen sentido? Apostemos por otro modelo de movilidad. Como las iluminaciones en carretera: ¿por qué no alumbran a la acera, en vez de a la calzada, que ya está iluminada por los faros del coche?

-Hace unos años, en plena crisis, todos los alcaldes ahorraban en el alumbrado navideño y mire ahora para Vigo (si no se deslumbra).

-Sí, qué pronto se nos ha olvidado. Pues Vigo tenía graves problemas en la depuración de sus aguas hasta hace poco y es un concello que envía su basura a más de cien kilómetros de distancia.

-¿Por qué ardió menos este verano?

-Porque el año anterior ardió mucho, lo cual deja menos terreno para arder y se provocó una reacción social muy fuerte.

-¿Y por qué arde tanto en Galicia?

-Porque se le prende fuego. No porque hay mucha vegetación o por el mal aprovechamiento del monte. En Galicia se planta fuego con más frecuencia y con intención de quemar. Los intereses son diversos. No es natural ni el número de incendios ni la superficie quemada. El fuego en Galicia es un tema social y cultural.

-Eso es muy polémico...

-Pero mientras no se resuelva no puede haber una política medioambiental en Galicia, porque nos gastamos 170 millones de euros en extinción, un dinero secuestrado que no puede dedicarse a ayudar a la gente del rural, apoyar los parques naturales, etcétera.

-¿Cómo explicaría Galicia a un extranjero?

-Un lugar donde el paisaje y el medio ambiente están en gran medida modificados por una actividad humana tradicional que permitió conservar un paisaje y una riqueza natural muy importantes, hasta que, de alguna manera, ese vínculo se rompió. Ahora estamos en un desequilibrio que es malo para la gente y para la naturaleza.

-Usted fue un niño de ciudad, ¿cómo se interesó tanto por la naturaleza?

?Siempre me interesó. Y cuando era niño, Ourense era más pequeño. Iba al río. Allí fue donde aprendí a observar a los pájaros.

-¿Dónde llevaría a un visitante que no conociera Galicia si solo pudiera llevarle a un sitio?

-A Trevinca. Allí podría ver cómo era Galicia y cómo podría ser. Y también la realidad de los enormes destrozos de las pizarreras. Las dos caras de la moneda.

-Defínase en pocas palabras.

-Soy ambientalista, comprometido y coherente.

-¿Qué le gusta hacer, qué aficiones tiene?

-Me gusta mucho la fotografía y salir por el campo. Lo que más me gusta es poder aplicar lo que sé para hacer tareas de restauración ambiental, como las que estamos haciendo en la tan maltratada Limia.

-Y cuando sale por ahí, ¿qué es lo que más le enfada?

-La destrucción sin sentido.

-¿Celta o Dépor?

-Me es indiferente.

?¿Y si están dando un Celta-Dépor por la tele?

-Ni lo miro.

-¿Qué se le da bien?

-Divulgar.

-¿Y qué diría que se le da mal?

-La música.

-Exprese un sueño.

-Que se cumpla la legislación ambiental. Ese sí que es un sueño grande.

-Una canción.

-Fortuna Imperatrix Mundi, de la ópera Carmina Burana de Karl Off.

-¿Qué es lo más importante en la vida?

-Hacer lo que te gusta. Y lo que debes.

-A veces eso no coincide.

-Ya.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
18 votos
Comentarios

Serafín González: «El fuego en Galicia es cultural»