Gonzalo Ferre, expresidente del ADIF: «A las 80 víctimas les da igual que sea alta velocidad»

Pablo González
Pablo González REDACCIÓN

GALICIA

DANI POZO | AFP


Un ex alto cargo de Fomento afirma que había 16 puntos más peligrosos que Angrois en la red española

06 dic 2018 . Actualizado a las 01:29 h.

 Gonzalo Ferre Moltó, que ocupaba el cargo de presidente del ADIF cuando ocurrió el accidente ferroviario de Santiago, propició ayer algunos de los momentos más tensos desde que comenzó la comisión de investigación. Ferre no se apeó de su teoría de que el tren que descarriló en Santiago no era de alta velocidad. Esto propició un debate con los diputados, y Pilar Cancela (PSOE) le recordó que, según las directivas europeas asumidas por la legislación española, el accidente había ocurrido en un contexto de alta velocidad. Poco después, tras un agrio debate con Alexandra Fernández (En Marea), admitió que la discusión era puramente terminológica, a pesar de que las víctimas siempre recuerdan que cuando se subieron al Alvia lo hicieron pensando que tenía todas las previsiones de seguridad de la alta velocidad, incluida la supervisión continua de la marcha. «A las 80 víctimas les da igual si era alta velocidad o no», aseguró, para sorpresa de los parlamentarios, quien dirigió el ADIF cuando Ana Pastor estaba al frente de Fomento.

Alexandra Fernández insistía en que le contestara si con el ERTMS habría habido accidente. Y Ferre replicó que esa pregunta se contesta por sí sola. «Si el tren no hubiese salido de Ourense tampoco habría descarrilado», añadió. También echó balones fuera sobre los distintos momentos procesales en los que el ADIF habría ocultado información. «Al juzgado enviamos toneladas de información», dijo, al tiempo que defendía que cualquier omisión no se habría hecho con mala fe. Posteriormente, el diputado de ERC Gabriel Rufián describía así la declaración de Gonzalo Ferre: «Ha sido probablemente la comparecencia más indecente que he visto en casi tres años. Y las he visto muy indecentes».

Otro compareciente, Carlos Juárez, ex director general de Infraestructuras Ferroviarias bajo las órdenes del entonces ministro José Blanco, fue en su momento el alto cargo de Fomento que anunció en Galicia que la línea de alta velocidad Ourense-Santiago se iba a explotar en ancho ibérico, lo que redundó en el cambio de proyecto que dejó sin protección la curva de Angrois. Aunque parece que la idea no fue suya, sino que surgió del entorno de Renfe, como después confirmó el expresidente del ADIF Antonio González, que vivió todo el proceso de puesta en servicio de la línea de Angrois.