El alcalde de Vilanova pierde una de las demandas por las que llamó «chacha para todo» a Carmela Silva

Las declaraciones del regidor no solo dinamitaron cualquier posibilidad de un mínimo acercamiento; además, le granjearon al controvertido regidor una denuncia por incitación al odio y una cascada de críticas por su tufo machista


vilagarcía / la voz

Que las relaciones entre el alcalde de Vilanova, Gonzalo Durán (PP), y el bipartito PSOE-BNG que gobierna la Diputación de Pontevedra no eran ninguna maravilla era cuestión harto conocida en la comarca de O Salnés. Pero todo acabó por saltar de verdad por los aires en octubre, cuando el regidor llamó a la presidenta de la institución provincial, Carmela Silva, «chacha para todo» al servicio del «anciano alcalde de Vigo». Aquellas declaraciones no solo dinamitaron cualquier posibilidad de un mínimo acercamiento; además, le granjearon al controvertido regidor una denuncia por incitación al odio y una cascada de críticas por su tufo machista a las que no fue ajeno su propio partido, el PPdeG, cuyos responsables calificaron sus declaraciones de «desafortunadas», por mucho que tirasen también contra Silva. Ahora, el Juzgado de lo Contencioso-Administrativo número 1 de Pontevedra acaba de propinarle un sonoro varapalo a Durán.

Aquella intervención del alcalde conservador se enmarcaba en el contexto de una denuncia pública acerca de los criterios de distribución de fondos por parte de la Diputación, que para Durán Hermida obedecían únicamente a motivaciones políticas. Para ilustrar su tesis, el regidor vilanovés se refirió a varios litigios. Entre ellos, la negativa de la institución provincial a subvencionar con un millón y medio de euros su proyecto para construir un centro de talasoterapia a orillas de la ría de Arousa. Una decisión que Durán llevó al contencioso-administrativo. Pues bien, el tribunal tumba sus pretensiones de recibir ese montante y, por si fuese poco, le lee la cartilla al Concello arousano por la forma en la que quiso acceder a la ayuda económica.

Un proyecto por otro

El principal argumento del organismo que preside la socialista Carmela Silva, a la hora de denegar la subvención a Vilanova, es de carácter formal. El Concello arousano no entregó su petición en tiempo y forma, ya que debía incorporar a la petición un proyecto técnico sobre la obra en la que se invertiría el dinero. Algo que el equipo Durán hizo, si bien de forma harto peculiar, tal y como concluye la resolución judicial. De acuerdo con ella, el Ayuntamiento presentó un diseño correspondiente a una actuación ya ejecutada «con el único propósito de conseguir artificiosamente una ampliación del plazo para redactar y presentar el verdadero proyecto».

En lugar de un centro de talasoterapia, Vilanova entregó «en fraude de ley» los planos de unos vestuarios y un bar, para colmo ya existentes, de un campo de fútbol. Es más, cuando Durán presenta el verdadero proyecto, ni siquiera es el mismo arquitecto quien firma los dos documentos. La conclusión de la sala es contundente: «Con esta estrategia, el Concello, además de infringir la convocatoria, obtenía subrepticiamente una clara ventaja frente a sus competidores».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
21 votos
Comentarios

El alcalde de Vilanova pierde una de las demandas por las que llamó «chacha para todo» a Carmela Silva