Fomento autorizó la línea de Angrois en 75 minutos un día antes de inaugurarla

Los cargos implicados alegan que analizaron previamente toda la documentación


La Voz

Las comparecencias de la comisión de investigación del Alvia sirvieron para conocer la rapidez con la que se procedió a autorizar formalmente la puesta en servicio de la línea de alta velocidad entre Santiago y Ourense. La documentación aportada en el Congreso evidencia que el entonces presidente del ADIF, Antonio González Marín, solicitó el permiso de apertura de la línea tres días antes de su inauguración, el 7 de diciembre del 2011, al director general de Infraestructuras Ferroviarias, Carlos Juárez, aunque la petición entró en el registro de Fomento el día 9 a las 12.09 horas. La carta de Juárez informando de que se autorizaba la línea sale apenas 75 minutos después de los despachos de Fomento, concretamente a las 13.26 horas.

La diputada de En Marea, Alexandra Fernández, cree que esta estrecha diferencia horaria es una prueba de las eventuales prisas con las que se procedió a inaugurar la línea solo un día después, el 10 de diciembre. Sin embargo, uno de los funcionarios que evaluó la documentación para proceder a la autorización, Eduardo Santiago González, insistió, al igual que otro técnico de este departamento [José Luis González Navarro], que el proceso de análisis de la documentación fue más «amplio». En la carta del presidente del ADIF se informa de que la copia de todo el expediente de la línea se envió a Fomento los días 30 de noviembre y 1 de diciembre del 2011. «Fuimos evaluando toda la información y comprobamos que era igual que la que nos habían entregado», aseguró en su comparecencia. «¿Tardaron una hora en comprobarlo?», preguntó la diputada gallega. Eduardo Santiago dio a entender que sí. «Los certificados finales ya estaban evaluados», dijo, mientras que la representante de En Marea le pedía pruebas de que existió realmente ese proceso previo de evaluación. «La sombra de duda es más que evidente», insistió Alexandra Fernández, que también le interpeló sobre el hecho de que se autorizó la línea «sin estar el dosier de seguridad completo», concretamente sin el informe del evaluador independiente.

El actual cargo de la Agencia Estatal de Seguridad Ferroviaria aseguró no recordar muchos de estos detalles y los dejó para una eventual información posterior que se pediría a través de un canal oficial. «No tengo el expediente en la cabeza, pasaron cinco años; por suerte voy olvidando las cosas», le espetó. Y justificó sus evasivas en que no sabía «qué preguntas me iban a hacer», a pesar de conocer que se cursó su comparecencia por haber participado en el proceso de autorización de la línea.«Me parece una tomadura de pelo cómo está respondiendo ante cosas tan serias», le replicó la parlamentaria.

«Me gustaría que le explicara a las víctimas -prosiguió Fernández-, a los usuarios, que ustedes están haciendo bien su trabajo». Y fue entonces cuando el cargo de Fomento admitió que, a posteriori de la puesta en servicio, analizan el dosier de seguridad, «aunque no lo reevaluamos».

Por otra parte, la comisión decidirá el próximo día 5 si comparece el cargo del Cedex (organismo dependiente de Fomento) que desmontó la línea de defensa del ADIF sobre las reglas de ingeniería y la supresión del ERTMS en la curva.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
5 votos
Comentarios

Fomento autorizó la línea de Angrois en 75 minutos un día antes de inaugurarla