Ana Pontón proclama ante la muralla de Lugo que el nacionalismo no está «nin derrotado nin vencido»


lugo / lA voz

El Bloque celebró ayer, al pie de la muralla romana, el centenario de la asamblea de las Irmandades da Fala en Lugo, de la que salió el manifiesto en el que quedaba establecido el salto del regionalismo al nacionalismo. Aquella asamblea se desarrolló en lo que entonces era el Lugo-Salón, situado a muy pocos metros de donde ayer la recordó el Bloque, en el tramo peatonal de la ronda de la Muralla. Desde el adarve fue desplegada una gran bandera de Galicia con la estrella roja, que sirvió de fondo al acto. La portavoz del Bloque, Ana Pontón, emulando el espíritu de la asamblea de 1918, dijo: «O futuro [de Galicia] non colle nos marcos legais da Constitución e do Estatuto; quedan pequenos».

Pontón anunció: «Iremos a por todas nos retos que temos por diante», porque los nacionalistas no están «nin derrotados nin vencidos», sino «preparados para erguer o país». Pero, eso sí, son conscientes de que, en el concierto estatal, Galicia va en la cola del tren de Cataluña y el País Vasco. «Parece que Galiza sempre pode agardar, e non podemos seguir agardando».

Según el discurso de la líder nacionalista, Galicia está sometida, por ejemplo, a la «estafa eléctrica dos Gobernos do Estado». Ni Gobierno ni Xunta se libraron de las críticas de Pontón en este acto conmemorativo, que coincide con el arranque de la carrera electoral (la noche del viernes presentó al candidato a la alcaldía): «Padecemos a un Goberno do PP que non goberna para Galiza e a un Estado con deseño centralista». Como los nacionalistas de 1918, también Pontón ve la necesidad de defenderse «da rapina do centralismo».

Por su parte, el portavoz municipal y candidato a la alcaldía, Rubén Arroxo, destacó que a la asamblea de 1918 asistió lo más destacado del nacionalismo: hubo 63 participantes. Eligieron Lugo, explicó, porque estaba en el centro de Galicia y era el punto mejor comunicado.

Ferrocarril

Esta afirmación le sirvió para comentar con ironía el hecho de que Lugo siga sin tener comunicación directa por ferrocarril con Santiago. El joven aspirante a la alcaldía no dejó de destacar que en el manifiesto de la asamblea nacionalista se proclamó incluso «a soberanía estética da nación galega». Y la estética del acto del centenario tuvo por decorado la Muralla romana.

Cuando acabaron, casi con la última nota del himno gallego, llegaron agentes de la Policía Local, al parecer, para interesarse por qué hacía una bandera de tan grandes dimensiones sobre el paramento del monumento romano.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
44 votos
Comentarios

Ana Pontón proclama ante la muralla de Lugo que el nacionalismo no está «nin derrotado nin vencido»