La Xunta pide a Renfe por carta que detalle trenes y frecuencias del AVE

Ethel Vázquez, preocupada por que solo se utilice la mitad de la capacidad de la línea

Túnel debajo de Cerdedelo, que da acceso a las obras del viaducto de Teixeiras, en Ourense
Túnel debajo de Cerdedelo, que da acceso a las obras del viaducto de Teixeiras, en Ourense

redacción / la vozredacción / la voz

El nuevo acceso de alta velocidad a Galicia no tiene vuelta atrás, así que ahora la preocupación del Gobierno gallego se centra en cómo será la explotación de la línea, cuántas frecuencias tendrá y qué material móvil se empleará para conectar las principales ciudades con Madrid y, por tanto, con el resto de España. Este es el espíritu de la carta que el pasado día 12 remitió la conselleira de Infraestruturas, Ethel Vázquez, al presidente de Renfe, Isaías Táboas, en la que muestra su preocupación por las informaciones que prevén que solo se utilice la mitad de la capacidad de la línea y por que los trenes Avril de última generación, el material rodante que Fomento ha confirmado que destinará a Galicia, no lleguen a tiempo para la puesta en servicio del nuevo acceso ferroviario, en una fecha indeterminada del 2020.

En cualquier caso, La Voz ha podido saber que el contrato inicial con Talgo para la entrega de las 15 primeras unidades se reformó para que sean de eje variable, es decir, para que puedan circular por vías de ancho ibérico e internacional, precisamente lo que necesita Galicia. No habría que esperar, por tanto, a una segunda tanda de fabricación, como estaba previsto inicialmente.

La conselleira admite que las obras del AVE «se están desarrollando según el cronograma y planificación previstos por el anterior Gobierno», con un calendario que fue ratificado por el ministro de Fomento, José Luis Ábalos, en su última visita a Galicia. A continuación, explica que para el Gobierno gallego es «absolutamente prioritario, y por ello irrenunciable» ver completada la conexión ferroviaria, «no solo en los plazos comprometidos, sino también en tiempos competitivos y con un servicio de frecuencias razonable». 

Solo 10 de 19 frecuencias

Por esta razón, la Xunta cree que se debe trabajar en lo que resta de la infraestructura pero, al tiempo, preparar el camino para la prestación del servicio. Es en este contexto donde expresa su preocupación por las perspectivas que empiezan a conocerse en este ámbito. «Por la información de la que disponemos, la nueva línea está dimensionada para una capacidad de 19 circulaciones por sentido, pero parece que el Ministerio de Fomento solo utilizaría la mitad de la capacidad prevista para esta nueva línea, pasando de seis trenes por sentido actuales a diez frecuencias».

Este periódico publicó hace unas semanas un posible diseño de frecuencias para el nuevo acceso ferroviario a Galicia, contenidas en el estudio previo para la reforma de la estación de Chamartín. Los diez trenes estaban previstos en doble composición (el anterior modelo de explotación) para más de un millón y medio de viajeros.

También recuerda la conselleira que para alcanzar unos tiempos de viaje competitivos es «imprescindible» que se asignen a Galicia los nuevos trenes Avril de ancho variable, «dada la convivencia [en la comunidad] de dos anchos de vía». «Esta cuestión sobre el material rodante es totalmente necesaria para asegurar una verdadera conexión de alta velocidad», dice, por lo que pide al presidente de Renfe que informe a la Xunta de las previsiones de la operadora al respecto para después abordar el asunto «conjuntamente».

«Galicia no puede quedar al margen de la red transeuropea»

El Foro Económico de Galicia dio ayer un toque de atención sobre lo que se juega Galicia en los próximos años si no se reengancha a los territorios conectados al corredor atlántico transeuropeo, del que ha sido incomprensiblemente excluida y para el que el Ministerio de Fomento nombrará en breve un coordinador, como ya hizo con el eje mediterráneo. Para explicar la relevancia de esta conexión de mercancías transeuropea, el Foro Económico ha publicado un estudio -Os retos para a Galicia do século XXI no sistema europeo de transporte marítimo-terrestre- en el que los economistas Fernando González Laxe y Jaime Barreiro Gil plantean que hay que actuar con rapidez para acabar con esta situación de «marxinación territorial», que, en su opinión, agudiza la situación periférica de Galicia. Ya existe una propuesta en firme de la Comisión para incluir al noroeste español en el corredor, que debe ser ratificada en el Consejo Europeo de Ministros y por el Parlamento Europeo antes de que termine el 2019. «Galicia no puede quedar al margen» de la red transeuropea, dijo el profesor Jaime Barreiro. «Los costes serían inconmensurables», añadió. «Galicia no tiene ninguna solución si no resolvemos el transporte de mercancías. O nos colocamos en el mapa o somos Fisterra», concluyó.

Ambos expertos incidieron en el déficit de conexiones ferroviarias de los puertos gallegos, y en su informe recuerdan que el ferrocarril «é o oxíxeno dos portos e os portos son a savia para o ferrocarril». Solo A Coruña y Marín conservan cuotas modales ferroviarias aceptables. En este sentido, Laxe destacó la falta de una relación fluida entre las autoridades portuarias, el ADIF y Renfe, a pesar de que todas son sociedades y organismos públicos. Todo esto redunda en que las empresas no encuentran atractivo el actual sistema de transporte ferroviario de mercancías y las conexiones ferro-portuarias. Laxe cree que, si el objetivo de Europa es la cohesión, todos los territorios deberían estar incluidos en la red transeuropea, por lo que plantean una «estratexia de país» en la que el documento que presentaron ayer en Santiago sirva de base para la discusión.

Ambos alertan de que la llegada del AVE no supondrá la modernización completa de la red gallega. Aún habrá objetivos pendientes.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
17 votos
Comentarios

La Xunta pide a Renfe por carta que detalle trenes y frecuencias del AVE