La Xunta ve un «globo sonda» el plan del Gobierno para financiar autovías

Ethel Vázquez espera tener más detalles de la propuesta de Fomento para valorarla


santiago / la voz

Extremadamente prudente se ha mostrado la Xunta al pronunciarse sobre la reflexión del responsable de Fomento, José Luis Ábalos, tras participar en el último Consejo de Ministros, que le permitió abrir la puerta a la implantación de peajes en todas las vías de alta capacidad del Estado para sufragar los costes de mantenimiento. Ethel Vázquez, conselleira de Infraestruturas, tiene la impresión de que el ministro «solo ha querido lanzar un globo sonda», por lo que evitó entrar a valorar una propuesta que obligaría a pagar un peaje por circular por las dos grandes arterias gallegas de conexión con la Meseta, la A-6 o autovía del Noroeste y la A-52 o autovía das Rías Baixas, así como por la A-8 o Transcantábrica o la todavía inconclusa A-54, de Santiago a Lugo.

En la Xunta dicen no conocer «ningún extremo de la propuesta de Fomento» para implantar un sistema de peajes en todas las autovías, por lo que prefieren no precipitarse en la valoración. «Es un tema muy serio y estructural», remarcó la conselleira en declaraciones a La Voz, aunque tiene constancia de que no es la primera vez que el ministro Ábalos argumenta en favor de la extensión de los peajes al conjunto de las vías de alta capacidad.

Tanto es así que deslizó esa misma idea en la visita que Ábalos hizo a Galicia a principios de octubre, para ratificar ante Núñez Feijoo los compromisos con las obras y los plazos pactados para la alta velocidad ferroviaria. Además, el debate se abre en vísperas de que Fomento empiece a asumir el pleno control, y el mantenimiento, de varias autopistas a las que se les agota el período de concesión y que no será renovado, según el compromiso asumido por el Gobierno.

Es el caso de la AP-1 (Burgos-Armiñón), de la AP-4 (Sevilla-Cádiz) y también el tramo de la AP-7 que enlaza Valencia con Barcelona. Son 550 kilómetros de vías de alta capacidad que pasarán a ser gestionadas directamente por Fomento, asumiendo sus costes de mantenimiento con su propio presupuesto. Y, detrás de estas, vienen más.

Las obligaciones para las arcas de Fomento corren el riesgo de aumentar de manera ostensible en los próximos años con el fin de las concesiones, en caso de que no sean renovadas, pero no hay garantías de que crezca al mismo ritmo el presupuesto destinado al mantenimiento de las carreteras, que no ha dejado de menguar durante la crisis.

En ese contexto es en el que Ábalos lanzó su reflexión en público a la espera de suscitar un amplio acuerdo político, en línea con el planteamiento que hace la Seopan, la patronal de las grandes constructoras y concesionarias, partidaria desde hace tiempo de implantar un sistema de tarificación en todas las líneas de alta capacidad, similar al que está activo en Portugal y en Francia, que permita a las autovías generar mediante peajes los recursos para su mantenimiento.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
6 votos
Comentarios

La Xunta ve un «globo sonda» el plan del Gobierno para financiar autovías