Investigan si un psicotécnico tiene responsabilidad en la muerte de un motorista

La Guardia Civil alertó de un caso de conducción temeraria

Imagen del accidente, ocurrido en agosto en Larouco
Imagen del accidente, ocurrido en agosto en Larouco

ourense / la voz

El pasado mes de agosto un policía local de Vigo, de 59 años, viajaba en moto hacia los Picos de Europa. Todavía muy lejos de su destino, sufrió un accidente. Una colisión, en el concello ourensano de Larouco, le costó la vida. Impactó de frente contra un todoterreno que conducía un vecino de Cacabelos (León) y que invadió el carril contrario. En aquel momento el equipo de atestados informó al Grupo de Investigación de Tráfico de la Guardia Civil de que el conductor podría haber tenido responsabilidad en el accidente. En ese momento se iniciaron las indagaciones, según las cuales existen indicios suficientes para considerar que el hombre, que conducía un todoterreno de marca Mercedes, es autor de los delitos de homicidio por imprudencia grave y contra la seguridad vial, por conducción temeraria. Y es que, según los agentes que estaban sobre el terreno, era más que evidente que el hombre no se encontraba en condiciones de conducir por las secuelas de un ictus sufrido en el 2007: tenía la parte derecha del cuerpo paralizada y estaba muy desorientado.

En aquel momento, Tráfico, tras la alerta de la Guardia Civil, le retiró el carné de conducir como medida cautelar.

Los investigadores citaron a los testigos del accidente para tomarle de nuevo declaración en un intento de aportar luz sobre el caso. Las diligencias se siguen en el juzgado de Trives.

El trabajo de los agentes no se está centrando solo en el papel que desempeñó el conductor investigado. Según informó ayer la Guardia Civil, también está poniendo el foco en el psicotécnico en el que el vecino de León habría pasado sus últimas pruebas, y donde le habrían expedido el carné de conducir. Así, quieren determinar si el centro de reconocimiento al que acudió el conductor del Mercedes tiene algún tipo de responsabilidad penal o administrativa. En aquel momento le renovaron el permiso de conducir para un período de diez años pero, según explican fuentes de Tráfico, con las secuelas que sufría esta persona no tendría que haber sido así. Al ser evidentes las secuelas de su enfermedad neurológica -con la mitad del cuerpo paralizado- lo lógico hubiera sido que lo citaran para el año siguiente para comprobar que continuaba estando en condiciones de conducir un vehículo.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
36 votos
Comentarios

Investigan si un psicotécnico tiene responsabilidad en la muerte de un motorista