El hombre que robó 25.000 euros a su vecina en Vilalba: «Foi para meterlle medo»

Aseguró que no necesitaba el dinero y que no tenía pensado comprar nada con esa cantidad


lugo / la voz

Guillermo Gil , el albañil de Vilamartín de Rioaveso, en Vilalba, que le robó 25.000 euros a su vecina Emérita González y luego los escondió en el desván de su casa, asegura que lo hizo para asustarla y para ver cómo reaccionaba. «Foi para meterlle medo e para ver como se poñía. Nunca me gustou entrar na casa de ninguén, pero non sei o que me pasou ese día que me deu por entrar. Sei que non actuei ben, pero ás veces fanse cousas que non se deben facer», manifestó Guillermo, Gil que a finales de septiembre fue detenido por la Guardia Civil como presunto autor de la desaparición del dinero de Emérita y por otro robo con fuerza en el bar Empalme, ubicado también en Vilamartín de Rioaveso.

«Cartos sempre fan falta, pero collinos sen querelos para nada»

El hombre, de 54 años, con problemas de dicción, diagnosticado de párkinson y que según dijo recibe una pensión de casi mil euros, aseguró que no necesitaba el dinero y que no tenía pensado comprar nada con esa cantidad. «Eu sempre contei a verdade. Podíaos meter nun bote, facer un furado na leira e agachalos alí ata que me dera por gastalos, e non obstante entregueillos á Garda Civil», indicó. «Cartos sempre fan falta, pero collinos sen querelos para nada. Teño unha pensión de case mil euros e para min chega», indicó el vilalbés, que aseguró que no volvió por segunda vez a casa de la mujer y que entró por la ventana de la cocina porque, al igual que la puerta, estaba abierta.

Según explicó, conoce a Emérita desde hace años porque, aparte de vivir a una corta distancia de su casa, le hizo alguna obra y tareas domésticas.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
7 votos
Comentarios

El hombre que robó 25.000 euros a su vecina en Vilalba: «Foi para meterlle medo»