Tráfico constata un aumento de la velocidad media en las vías gallegas

El Gobierno considera «inadmisible» el incremento de víctimas mortales en carretera


redacción / la voz

Al término del mes de abril, Galicia celebraba el primer mes sin muertos en las carreteras desde que hay registros. Ese buen dato es la única cara positiva de un año que está resultando especialmente negativo en cuanto a la seguridad vial. 92 víctimas mortales durante los diez primeros meses del año frente a las 67 de todo el 2017. La cifra es, para el Gobierno central, «inadmisible». De ahí la convocatoria extraordinaria de la Comisión de Tráfico y Seguridad Vial que tendrá lugar mañana, miércoles, en A Coruña, en la que se analizarán los datos y se propondrán medidas que ayuden a frenar esa tendencia.

El delegado del Gobierno, Javier Losada, apuntaba ayer a una combinación de factores para explicar este repunte en la cifra de muertes sobre el asfalto. Fundamentalmente, al aumento de la velocidad media en las carreteras gallegas, a un incremento del 2 % en la movilidad y a una disminución de la atención al volante.

El análisis de estas variables ha llevado a los responsables de Tráfico a concluir que es necesario un cambio en el comportamiento de los conductores, y para conseguirlo acudirán a la reunión de mañana con una batería de propuestas. Luchar contra el uso del móvil al volante es una de las medidas prioritarias. Para ello ya se está realizando en Galicia un proyecto piloto de vigilancia que utiliza camiones y furgonetas camuflados con el fin de detectar a los infractores. La intención de la DGT es incrementar las sanciones por uso del móvil hasta la pérdida de seis puntos del carné de conducir.

En cuanto a la velocidad, Tráfico quiere atajar al aumento que ha detectado en las carreteras gallegas. Para conseguirlo, trabaja en una doble vía: la de la sanción y la de la rebaja de la velocidad permitida. Una de las medidas que estudia el departamento que dirige Pere Navarro es penalizar con la pérdida de dos puntos del carné a aquellos conductores que superen en 20 kilómetros por hora (ahora son 30) la velocidad permitida en las carreteras convencionales. También se pretende unificar en 90 kilómetros por hora la velocidad máxima y en 30 kilómetros en vías urbanas de una sola dirección.

Otro de los puntos en los que la DGT centra su atención es en el uso del cinturón de seguridad y de los sistemas de retención infantil. El 24 % de las personas muertas en accidente de circulación este año no llevaban el cinturón. Se estudia incrementar hasta cuatro la pérdida de puntos por viajar sin él.

Todo ello sumado a un aumento de los agentes de la Guardia Civil de Tráfico y a la instalación de más radares en la carretera.

La Xunta probará en el 2019 vallas reforzadas, prismas reflectores y repelentes olfativos para evitar los accidentes con jabalíes

Imagen de un cartel alertando del peligro de jabalíes en la carretera LU-533, entre Lugo y Monforte
Imagen de un cartel alertando del peligro de jabalíes en la carretera LU-533, entre Lugo y Monforte

Los jabalíes causan en Galicia tres de cada cuatro accidentes de tráfico con animales. Ninguna carretera se escapa a sus efectos. Si las locales, comarcales y nacionales son las que tienen mayor riesgo de sufrir este tipo de percances, tampoco es la primera vez que los jabalíes acceden a las autovías y provocan accidentes en este tipo de vías. Últimamente han sido vistos incluso en pleno casco urbano, por ejemplo en Lugo o en Oleiros. Para tratar de minimizar los riesgos que la presencia de animales salvajes, y particularmente de jabalíes, representa en la circulación viaria, la Consellería de Infraestruturas hará durante los próximos meses una serie de pruebas con vallas reforzadas, prismas reflectores y repelentes olfativos.

La superpoblación de jabalíes en Galicia está generando problemas derivados, por una parte, del riesgo para el tráfico y, por otra, de las pérdidas para el sector agrario, por los daños que el animal produce en determinadas cosechas, sobre todo maíz y patata. Para abordar todos estos aspectos, la Consellería de Medio Ambiente creó hace algún tiempo una comisión de trabajo, de la que forman parte las Administraciones implicadas. Después de dos años de estudios y de varias pruebas piloto, en lo que respecta a la seguridad vial la Consellería de Infraestruturas ha decidido poner a prueba varias medidas que se desarrollarán a lo largo del próximo año.

La primera de esas pruebas consistirá en sustituir la actual valla en dos tramos de la AG-64 (Ferrol-Vilalba) y del corredor Lugo-Monforte por un modelo de valla reforzada. El coste de esta medida ronda los 110.000 euros y para su puesta en marcha es preciso elaborar un proyecto constructivo, cuya redacción se encargará a principios de año.

Mientras, en las carreteras convencionales de titularidad de la Xunta, en los tramos de concentración de accidentes de animales, se colocarán prismas reflectores y repelentes olfativos, medidas que se probarán, cada una de ellas, en dos tramos de dos kilómetros de longitud de Lugo y Ourense.

Tanto la Xunta como Fomento coinciden en que, respecto a las vías de alta capacidad, la única medida efectiva es el refuerzo de los cierres y que estos estén libres de maleza. Otros métodos que se han probado en otras comunidades autónomas, indican desde la consellería, no han dado buenos resultados.

Invierno, domingo y de noche

Un estudio elaborado por la Universidade de Santiago analizando los accidentes con animales en carreteras de la provincia de Lugo durante los años 2006 y 2007 concluía que los siniestros con jabalíes son más frecuentes en invierno, al anochecer y los domingos, situación que los expertos relacionan con el celo de estos animales y con las jornadas de caza (que suelen ser los jueves y los domingos). Mientras, los accidentes con corzos, la segunda especie animal que más siniestros ocasiona en España, se producen entre abril y agosto, a primera hora de la mañana o al atardecer.

Otro informe más reciente, este con datos recogidos entre noviembre del 2015 y octubre del 2017, es el encargado por Axa sobre accidentes con animales. Revela que Galicia ocupa la segunda posición entre las comunidades autónomas españolas en este tipo de siniestralidad. El 17,6 % de los accidentes de este tipo en territorio español se producen en Galicia, y de ellos el 74 % son percances con jabalíes. Tras este animal, le siguen en accidentalidad el corzo y el perro. A Coruña, Lugo y Ourense figuran entre las diez provincias españolas con mayor porcentaje de siniestros de tráfico causados por fauna salvaje.

Unidades especiales para velar por la seguridad de peatones y ciclistas

La atención a los colectivos vulnerables es otra de las prioridades de la DGT. A la hora de hablar de tráfico son tres los flancos más débiles del sistema de movilidad: peatones, ciclistas y motociclistas. La intención, en este caso, es crear, asociada a cada jefatura de Tráfico, una unidad especial dedicada a ellos para que, en colaboración con las asociaciones, propongan y ejecuten medidas encaminadas a reducir la siniestralidad.

En relación con los peatones, el delegado del Gobierno destacaba ayer las consecuencias que tienen en Galicia la dispersión poblacional y el envejecimiento. Pese a que se han puesto en marcha, tanto a través del Gobierno central como de la Xunta, medidas como la entrega de chalecos reflectantes a las personas mayores para que puedan ser vistas cuando caminan por las márgenes de las carreteras, este año ya han fallecido en vías interurbanas once personas. Además, un tercio de las víctimas mortales de accidentes de circulación tenían más de 65 años.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

Tráfico constata un aumento de la velocidad media en las vías gallegas