Rajoy llega a Pontevedra para despedir a su padre, fallecido a los 97 años

m. H. PONTEVEDRA / LA VOZ

GALICIA

óscar vífer

Mariano Rajoy Sobredo fue presidente de la Audiencia pontevedresa durante 17 años

02 nov 2018 . Actualizado a las 05:00 h.

Si hay un adjetivo que unánimemente se atribuye a Mariano Rajoy Sobredo es el de discreto. Quizás por eso falleció, a los 97 años de edad, el 1 de noviembre, un día en el que todos los difuntos están presentes. Murió en Madrid, donde vivía con su hijo mayor, el expresidente del Gobierno Mariano Rajoy. A media tarde su féretro llegó a Pontevedra, que si bien no fue su ciudad natal -nació en Santiago el 28 de agosto de 1921- sí fue la urbe en la que pasó buena parte de su vida y el lugar de sus afectos. La comitiva llegó al tanatorio pontevedrés de San Mauro a media tarde, en medio de la lluvia. Desde el primer momento estuvieron en el velatorio sus hijos. Mariano Rajoy llegó con su mujer, Elvira Fernández. Pronto, hasta la sala fueron llegando familiares y amigos. Se espera que sea hoy cuando los rostros más conocidos del PP hagan acto de presencia. El propio Pablo Casado, desde Andalucía, anunció ayer que vendría a dar un abrazo a su antecesor en el cargo.

Mariano Rajoy Sobredo dedicó su vida profesional a la judicatura. Lo hizo siguiendo los pasos de su padre, Enrique Rajoy Leloup, profesor de Derecho Civil en la Universidade de Santiago de Compostela y miembro, junto con Alexandre Bóveda, de la comisión que redactó el proyecto del Estatuto de Autonomía de Galicia de 1936. Tras terminar la carrera de Derecho, Rajoy Sobredo ejerció como juez en Ordes, Pontevedra, Lalín, Pedrafita, Ávila, O Carballiño y Ourense. En 1958 ascendió a magistrado y luego se trasladó a León, donde estuvo durante una década. Fue en 1969 cuando lo nombraron presidente de la Audiencia de Pontevedra, un cargo que ostentó 17 años. Se jubiló allí, aunque tres años antes había dejado de ser su máximo responsable.

Rajoy Sobredo se casó con Olga Brey y tuvieron cuatro hijos: Mariano, Mercedes, Luis -ya fallecido- y Enrique. El propio Mariano Rajoy dijo una vez, hablando del durísimo golpe que supuso para la familia el fallecimiento de su madre, que Olga Brey era la parte más alegre y sociable de la casa, frente a su padre, más retraído. El entierro tendrá lugar hoy, a las 13 horas, en el cementerio de San Mauro, en la intimidad familiar. A las seis y media de la tarde está prevista una misa funeral en la basílica de Santa María.

Mariano Rajoy Sobredo, el respetado magistrado que fue un ejemplo para su hijo

E. larriba

La noche del 20 de noviembre del 2011, tras el apoteósico triunfo del Partido Popular, la primera llamada que hizo el nuevo presidente del Gobierno in pectore fue a su padre, para compartir con él la victoria. Mariano Rajoy Sobredo estaba siguiendo el escrutinio electoral en casa del doctor Casas-Córdoba. Aunque sus hijos intentaron convencerle para que viajara a Madrid para celebrar el esperado triunfo, él prefirió quedarse en la ciudad del Lérez rodeado de sus amigos, con los que entonces aún compartía tertulia en el Hotel Rías Bajas. Cuando oyó por televisión las primeras palabras triunfales de su hijo y le vio asomado al balcón de Génova, se emocionó y no ocultó la enorme satisfacción que suponía para él verle alcanzar el máximo objetivo en la política española.

Seguir leyendo