Santiago Rey Fernández-Latorre destaca «la personalidad irreductible» de Marcelo Rebelo de Sousa, «un hombre de ideales y de acción»

El Presidente de La Voz de Galicia ha calificado Portugal como un modelo de «civilización, éxito y esperanza en Europa» durante la 60.ª edición de los Premios Fernández Latorre

Santiago Rey Fernández-Latorre, durante su discurso
Santiago Rey Fernández-Latorre, durante su discurso

El Presidente de La Voz de Galicia, Santiago Rey Fernández-Latorre, ha destacado el «ejemplo de civilización, éxito y esperanza en Europa» que representa el país vecino durante la ceremonia de entrega del 60.º Premio Fernández Latorre al presidente de la República de Portugal, Marcelo Rebelo de Sousa, por su contribución a la promoción de las relaciones bilaterales entre ambos países.

«Gosto de usar a lingua galega, nacida unha soa coa portuguesa, e irmá da española, para saudar desde o máis fondo do corazón este altísimo e culminante momento que teño a honra de vivir. Estou a carón das personalidades más sobranceiras de España e Portugal», fueron las palabras con las que el Presidente de La Voz de Galicia arrancó un discurso en el que destacó la «irmandade histórica e futura da Gran Terra Ibérica». «A carón significa en galego xuntos, e emparéllase especialmente con aquilo que dá proximidade e conforto. Así é como me sinto eu tendo na miña Casa ao meu Rei, Felipe VI, a quen lle tributo toda a admiración, e ao Presidente da República Portuguesa, Marcelo Rebelo de Sousa, xefe de Estado do país que é hoxe exemplo de civilización, éxito e esperanza en Europa».

Santiago Rey Fernández-Latorre ha destacado la «confianza» que inspira el país vecino como una de las razones de peso detrás de la elección de Marcelo Rebelo de Sousa. «El jurado del Premio Fernández Latorre, instituido en memoria del fundador de La Voz de Galicia, mi abuelo Juan, miró hacia Portugal, no sin cierto deslumbramiento, cuando se propuso buscar el mejor ejemplo europeo para celebrar su sesenta edición. Y lo encontró en la personalidad sobresaliente de Marcelo Rebelo de Sousa, a quien respeto como Presidente y celebro desde hoy como afectuoso amigo», aseguró el Presidente de La Voz de Galicia. 

Del mandatario del país vecino, Santiago Rey Fernández-Latorre destacó su «poder de comunicación, su gran vitalidad y su carácter unificador de voluntades». «Hemos conocido su tenacidad para que se atendiese a las víctimas de los terribles incendios forestales, le hemos visto hace unos días repoblando el bosque, y se cuenta que no es raro que cualquier noche se le encuentre inesperadamente en las calles de Lisboa interesándose por los más desfavorecidos». También recordó el bagaje como catedrático de Derecho, periodista y analista político del presidente portugués, lo que «le ha hecho entender a la sociedad en toda su complejidad», y la cultura, formación y personalidad irreductible que lo han distinguido «como un hombre de ideales y de acción».

«Los portugueses le conocen bien. Y él conoce bien a Portugal», aseguró el Presidente de La Voz de Galicia, para acto seguido hacer un repaso por algunos de los hitos logrados estos últimos años: «Portugal aparece en el Índice de Paz Global como el tercero más seguro del mundo, cuando en el 2016 estaba en el número 18. Ese país que tuvo que pedir el rescate en el 2011 y en el 2014 quedaba ya liberado de los severos ajustes. Ese país que llama la atención del mundo, que atrae grandes inversiones, que se ha colocado en una de las primeras posiciones mundiales en educación, y que, como dijo él mismo, está logrando que sus ciudadanos sean ''los nuevos nórdicos del siglo XXI''».

Santiago Rey Fernández-Latorre resumió en una frase la importancia de las relaciones de hermandad entre Galicia y Portugal: «Portugal es vital para Galicia, y Galicia lo es para Portugal». «No solo porque esta área de la frontera ibérica es la más poblada y la más dinámica; no solo por los intereses comunes en infraestructuras como el corredor del Noroeste o el mercado eléctrico; no solo por los servicios en auge, como el turismo. También porque compartimos la vida. Los mismos ideales, semejantes retos, similares ansias, parecidos problemas».

El Presidente de La Voz de Galicia también ha repasado los deseos que nos unen: «Dar valor a nuestro mar, a nuestros campos, a nuestros montes. Ser punteros en la nueva industria tecnológica. Aprovechar nuestros sectores estratégicos. Desarrollar nuestras comunicaciones. Mejorar la planificación urbanística y las condiciones de vida. Compensar la pirámide de población. Dejar de ser periferia. Equilibrar la balanza ibérica hacia el oeste. Dar futuro a las siguientes generaciones», unos deseos que, para Santiago Rey Fernández-Latorre son los que convierten la lucha del día a día en un trabajo fértil, «lejos de la esterilidad que producen las pugnas electoralistas de alcance corto; los movimientos disgregadores como el de Cataluña; la insolidaridad, el populismo y los nacionalismos exacerbados que se instalan en España y en buena parte de Europa; el desprecio de la justicia y de la ley».

El Presidente de La Voz de Galicia también destacó en sus palabras la labor del Felipe VI, al que mostró su admiración: «Si desde antes de su reinado la figura representó siempre un modelo de ecuanimidad, fortaleza y compromiso, en los tiempos tan convulsos que nos ha tocado padecer, esos valores se han incrementado con los de la firmeza, la valentía y el liderazgo». 

«Es un honor y un orgullo para todos los buenos españoles mirar hacia la Zarzuela y encontrar allí el amparo de los sólidos pilares de su carácter en la defensa de la Constitución y la democracia», destacó Santiago Rey Fernández-Latorre, para, acto seguido, añadir: «Las amenazas de inestabilidad, que no se nos ocultan, no juegan solas la partida, y aún tenemos motivos para reforzar nuestra confianza».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
7 votos
Comentarios

Santiago Rey Fernández-Latorre destaca «la personalidad irreductible» de Marcelo Rebelo de Sousa, «un hombre de ideales y de acción»