La lista de espera crece en salud mental, con más de 8.000 consultas pendientes

El Sergas admite la mayor presión y demora, que suma casi el doble de pacientes que hace un lustro

Hospital Psiquiátrico de Toén
Hospital Psiquiátrico de Toén

Santiago / la voz

A 30 de junio de este año el Servizo Galego de Saúde (Sergas) tenía 8.094 primeras consultas de psiquiatría pendientes de atender, con una demora media de 42,1 jornadas de trabajo (dos meses, si se tienen en cuenta días no laborables), según sus últimos datos oficiales. Era la sexta especialidad con más personas en espera de atender. Las cifras de pacientes totales y demora asistencial son las peores del último lustro y prácticamente doblan la demanda del 2014, que finalizó con 4.074 pacientes en espera, la cifra más baja desde entonces.

El área sanitaria con mayor presión es, con diferencia, Vigo: 3.406 primeras consultas pendientes y 57,3 días hábiles de demora media a 30 de junio. Le siguen A Coruña (1.692 y 33,7) y Santiago (1.265 y 34,6). Ante esta situación, el Movemento Galego de Saúde Mental, integrado por diversos colectivos profesionales, ha difundido esta semana una denuncia pública del «empeoramento da situación da saúde mental na Coruña», que ha trasladado a la Xunta, Parlamento autonómico y al Mecanismo Nacional de Prevención de la Tortura del Defensor del Pueblo.

El Sergas parece desbordado a pesar de la elevada actividad asistencial. Según datos que facilita esta semana la Consellería de Sanidade, cerrado el ejercicio del 2017 se han contabilizado 352.351 consultas de 308.736 pacientes.

La sanidad pública ofrece en Galicia los servicios de 38 unidades de salud mental; siete hospitales de día con 149 plazas; y nueve unidades de hospitalización psiquiátrica en hospitales generales con 241 camas. Además, cuenta con 120 unidades específicas (de alcoholismo, psicogeriatría e infantojuvenil: estas atendieron 28.719 consultas y 73 ingresos) y dispositivos complementarios, con cerca de 2.000 plazas, señala el Sergas.

Entre quienes utilizan los servicios sanitarios públicos -hay también una amplia oferta de centros y consultorios privados- están las 55.124 personas que tienen reconocida una discapacidad por problemas de enfermedad mental en Galicia. La mayoría, por depresión y otros estados de ánimo, esquizofrenia o trastornos de personalidad. Es la segunda causa de discapacidad, el 18 % del total de personas que la tienen reconocida, solo superada por la discapacidad física, que alcanza el 57 % del colectivo total.

La enfermedad mental provoca también importante actividad en los juzgados. El servicio de psiquiatría forense del Instituto de Medicina Legal de Galicia emitió 10.655 informes de psiquiatría forense y efectuó 3.148 pericias psicológicas en el 2017. 

El 21,6 % de los adultos

Un estudio publicado el año pasado por el Sergas concluye que «el 21,6 % de los adultos gallegos que viven en sus domicilios han experimentado algún trastorno mental a lo largo de su vida y el 7,4 % durante el último año». Resalta que el 43,6 % de las personas con trastorno mental grave o moderado no utilizan ningún servicio sanitario y que en el período 2011-2014 aumentó la incidencia de la enfermedad mental en la comunidad un 10,82 %, y se precisan más recursos.

Este trabajo lo coordinó Raimundo Mateos, psiquiatra del Sergas en Santiago, profesor de la especialidad en la USC y presidente de la Sociedad Española de Epidemiología Psiquiátrica. Se realizó durante varios años y utilizó la metodología más avanzada de la OMS, explica. Falta una investigación más profunda sobre la realidad de la asistencia, pues no está bien cuantificada, dice Mateos: «Hai persoas que usan máis dun dispositivo, polo que a suma de pacientes de toda a rede pública di pouco, pois non son todas persoas diferentes. Cómpre coñecer tamén o uso que se fai, pois hai persoas que non acoden como deberan. En xeral, para a Administración é un tema incómodo, porque avanzar no coñecemento da situación real xustifica investir máis recursos e iso non interesa moito», afirma.

«O 85 % da atención recae sobre as familias»

 «Hai unha relación importante entre doenzas mentais, exclusión social, discapacidade e pobreza. Son tamén a primeira causa de incapacidade laboral e supoñen moito gasto e sufrimento para doentes e familiares», afirma Antonio Hernández, director da Federación de Asociacións de Familiares de Doentes Mentais.

-Como valoran a asistencia?

-A doenza mental crónica, persistente, afecta en Galicia a entre o 2,5 e o 3 % da poboación, e aproximadamente a metade teñen recoñecida unha discapacidade. Ese é o colectivo máis preocupante. Estamos nun tempo crítico, porque aumenta a demanda e cómpren máis recursos.

-Cal é a prioridade?

-Cómpren máis medios e persoal sanitario, e tamén nos ámbitos social, de emprego, vivenda ou educación. Hai que abordar todos os aspectos para avanzar.

-Por que se chegou a esta situación?

-Porque se manteñen os recursos de hai anos e agora o problema é moito máis grande, hai un risco social evidente. Tarde ou cedo haberá que achegar medios e persoal específicos necesarios.

-Cal é a función de Feafes?

-As asociacións de familias comezan na década de 1980 e a federación, Feafes, data de 1995, para apoiar o colectivo de doentes mentais e traballar pola súa inclusión social. Somos 14 asociacións de familias, temos presenza e ofrecemos servizos en 32 localidades galegas. Contamos con 65 prazas de residencias, 166 de pisos tutelados, 934 en centros de rehabilitación, 66 en centros ocupacionais e 58 en centros especiais de emprego. Un estudo publicado polo Sergas, que vemos realista, indica que o 85 % da atención recae sobre as familias, cun gasto medio duns 600 euros ao mes, de aí a importancia do noso traballo.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
6 votos
Comentarios

La lista de espera crece en salud mental, con más de 8.000 consultas pendientes