Una testigo asegura que el líder de los miguelianos abusó de ella siendo menor


pontevedra / la voz

Declaró tras un biombo para preservar su intimidad en el juicio que se sigue contra Miguel Rosendo, líder de la Orden y Mandato de San Miguel Arcángel, en la Audiencia de Pontevedra. Según su relato, abusó sexualmente de ella en repetidas ocasiones mientras era aún menor de edad. La testigo es una de las denunciantes que desencadenaron la causa que ahora se juzga.

La joven aseguró que toda su familia se vio involucrada con Miguel Rosendo cuando ella aún era muy pequeña. Conoció al líder de los miguelianos siendo menor de edad, según su relato ante el tribunal de la Audiencia de Pontevedra. Cuando dejó la orden contaba con más de 20 años. Mucho antes comenzaron los tocamientos por parte de Miguel Rosendo en una consulta que tenía en el populoso barrio de O Calvario, en Vigo. Según explicó, fue su madre quien la llevó, aunque sin conocer lo que estaba sucediendo. Al igual que ella, sus dos hermanas mayores también acabaron por estar dentro de la orden. Durante su estancia en el grupo religioso, los abusos habían sido continuados por parte de Rosendo. La testigo relató cómo tuvo que realizar masturbaciones y felaciones y fue objeto de penetraciones reiteradas veces, prácticas que habían empezado siendo ella aún menor de edad. Aseguró que en estas prácticas sexuales participaban también otras chicas de la orden de los miguelianos a través de orgías.

Con Rosendo en la sala

Toda la confesión de la testigo tras el biombo se hizo con el acusado a solo unos metros. Dijo que no llegó a negarse de palabra a los abusos al verse anulada por la situación y el clima que generaba a su alrededor, aunque sí dijo que opuso cierta resistencia física. Tras hacerse ella religiosa de la congregación, con la esperanza de que cesasen los abusos, aseguró que, sin embargo, estos empeoraron.

La situación era posible al verse anulada por Rosendo, como dijo, y por la situación que generaba a su alrededor como líder del grupo humano que compartía la vivienda del municipio de Oia que los propios miembros de la congregación denominaban casa madre.

En su declaración se ha referido a que Rosendo les reprochaba que los «demonios» las «acechaban» y que él iba a «traerles la luz» y a «guiarlas por el buen camino». «Miguel era lo más cerca que podíamos estar de Dios», dijo.

Este clima pudo haber propiciado que no les confesase a sus padres los abusos sexuales que había sufrido por parte de Rosendo. La joven ha declarado en la sala que simplemente quiere tener una vida normal y dejar atrás sus años bajo la influencia de Miguel Rosendo.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Una testigo asegura que el líder de los miguelianos abusó de ella siendo menor