El robo de papel higiénico obliga a tomar medidas a las bibliotecas de Lugo

Un hostelero del centro aseguró que había ocasiones en las que los rollos desaparecían en cuestión de un cuarto de hora y sin apenas usuarios de los baños


lugo / la voz

Los ladrones de papel higiénico han conseguido que este indispensable artículo no exista en algunos servicios públicos de Lugo y en otros sea un bien escaso. La situación provoca situaciones curiosas: hay usuarios de la estación de autobuses que se quejan de su ausencia en los retretes y en dos de las bibliotecas públicas más concurridas de la ciudad estudian la adquisición de dispensadores con sistema antirrobo y que fraccionan el producto.

El lunes, a media mañana, no había ni un solo rollo en los baños de la estación de autobuses. Por la tarde, ocurría algo parecido en los baños de la Biblioteca Pública de Lugo. Únicamente tenían papel los aseos de la planta sótano, quizás porque muchos usuarios y los raterillos no saben de su existencia.

En la biblioteca municipal de Frigsa consiguen garantizar este producto, pero no sin dificultades. Ante la presencia continuada de ladrones tuvieron que colocar letreros pidiendo que no se robe papel en los retretes, entre otras razones para «non deixar aos outros usuarios sen servizo». De momento parece que el aviso está dando sus resultados. En cualquier caso ya tienen decidido, de persistir la situación, colocar dispensadores con una carcasa con llave y que además tienen un sistema de frenado. Es decir, al no poder sustraer el rollo completo habrá dificultades para ir arrancando largas tiras. El año pasado fueron noticia las máquinas de reconocimiento facial que empezaron a colocarse en China y que solo dan al usuario 60 centímetros. De momento no se las espera en los baños de Lugo por su elevado coste y las posibles complicaciones técnicas.

En la biblioteca pública, por la que por las mañanas suelen pasar más de 250 personas y por las tardes por encima de las 600, reponen diariamente el papel en los baños. Algunos días, como el lunes, no llega ni a media tarde. En estos casos, aseguran, puede solicitarse al personal de las salas. Algunos empleados dijeron que es posible que los ladrones, y quienes hacen un mal uso de este material, son una minoría y que se trata de un problema de educación y civismo.

Un hostelero del centro aseguró que había ocasiones en las que los rollos desaparecían en cuestión de un cuarto de hora y sin apenas usuarios de los baños.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
5 votos
Comentarios

El robo de papel higiénico obliga a tomar medidas a las bibliotecas de Lugo