El pediatra errante


Hace años escribía en estas mismas páginas una tribuna titulada «Pediatras en peligro de extinción», anticipando un problema que como una bola de nieve ladera abajo se ha ido incrementado, que es el déficit de profesionales de esta especialidad en el Sergas por la falta de ofertas atractivas de trabajo, en lugar de contratos precarios en abuso de los nombramientos eventuales, como los tribunales vienen advirtiendo.

Ahora resulta que ese déficit no pretende resolverse ofreciendo las plazas vacantes de pediatras (por ejemplo, dos en el Hospital de Valdeorras y otras dos en el Hospital do Barbanza) para nombramientos de interinidad, es decir, dotándolas con profesionales que gocen de una mínima estabilidad profesional, sino creando una nueva figura que permita que los nuevos pediatras trabajen tanto en centros de salud como en hospitales.

Se trata de una nueva demostración de que en lugar de resolver un problema actuando conforme a la ley se cambia la ley para agrandar el problema. Si hace unos meses se modificaba la Ley de Salud de Galicia haciendo desaparecer tres áreas de salud para permitir la movilidad de los pediatras entre hospitales distantes 100 kilómetros, ahora se crea una figura nueva que permita la movilidad entre niveles asistenciales. La llamada ley de acompañamiento a los presupuestos de la Xunta para el 2019 introduce un precepto por la que se crea la categoría de pediatra de área, con la que además se pretende acabar con la clásica distinción entre pediatra de hospital y de atención primaria, de modo que un pediatra del centro de salud pueda, por ejemplo, hacer guardias en un hospital, con lo cual bien pueda llamarse, peyorativamente, pediatra errante.

Sucede que la ley viene a normativizar situaciones que ilegalmente ya se están produciendo, con el beneplácito de quienes las auspician por acción (gerencias hospitalarias) u omisión (sindicatos o colegios profesionales que miran para otro lado). Así, por ejemplo, en el Hospital de Verín -que no cuenta con un servicio de pediatría- realiza guardias un pediatra de atención primaria que atiende telefónicamente las urgencias desde su propia casa.

La nueva categoría que se pretende crear fagocitará a los servicios de pediatría de los hospitales, pues las plazas vacantes que ahora no se cubren -por esa indolencia administrativa- se convertirán en plazas de la nueva categoría, de modo que tendremos unos pediatras que atenderán sus consultas del centro de salud por la mañana, y por las tardes y noches acudirán a realizar las guardias a los hospitales. Que se sepa.

Por Eugenio Moure Abogado especialista dcho. sanitario

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
12 votos
Comentarios

El pediatra errante