La inundación del viejo Portomarín: «A auga subía tres metros nun día»

El exalcalde Eloy Rodríguez López, que tardaría 16 años en acceder al cargo, pagó una multa de 250 pesetas por oponerse a que cargaran los santos y los retablos de la iglesia en dos camiones

Eloy Rodríguez: «A auga subía tres metros nun día» El exalcalde de Portomarín recuerda aquel 10 de enero de 1963 a la perfección. Se produjo la inundación del viejo pueblo. Hablamos con él ahora que el bajo nivel del embalse de Belesar permite ver los restos.

lugo / la voz

Eloy Rodríguez López tenía 29 años cuanto tuvo que abandonar su casa del viejo Portomarín. Rodríguez, alcalde desde 1979 con UCD y hasta 2007, ya con el PP, recuerda el día en el que el agua del embalse de Belesar, que se estaba llenando, apagó el fuego de la alquitara en la que su padre hacía aguardiente en la bodega familiar. «Estaba a auga en Santa Marta, a catro quilómetros, e todos pensabamos que tardaría dous meses en cubrir a vila. Houbo días que subiu o nivel tres metros en vertical», dijo. «Tivemos que saír co posto e quedaron as cousas na casa. Aos dous ou tres días volvemos cunha barca a recollelas». «Dende entón -confesó el pasado lunes- pasaron 55 anos, nove meses e seis días».

El 24 de enero de 1963 ya no quedaba ningún habitante en el viejo Portomarín, ni en el resto de las aldeas afectadas por el embalse de Belesar, una de las grandes obras hidroeléctricas del franquismo. La inundación física, según el exalcalde, «nada tivo que ver coa outra, a real, porque dende que empezaron a falar do encoro ata que o fixeron pasaron 30 anos. Meu pai, ao pouco de vir de Cuba, construíu unha palleira e todo o mundo lle dicía que non a fixese. Usámola durante 20 anos».

Rodríguez López recuerda que antes de abandonar su casa -sus padres tenían tres, una de ellas dedicada a servir comidas- tuvo que pagar una multa de 250 pesetas, que era una cantidad muy considerable para aquellos tiempos. «Estabamos na adoración nocturna -rememoró- e veu un obreiro de Varela Villamor, que avisou ao cura de que estaban de camiño dous camións para cargar os santos e os retablos. O cura, chorando, contóunolo aos que estabamos na igrexa e decidimos mandar a Mariano, o sancristán, a que tocara as campás a lume».

Según el exalcalde, ese día los operarios de Varela Villamor, el constructor que trasladó cinco edificios del viejo Portomarín piedra a piedra, numeradas, entre ellos la iglesia de San Nicolás, no pudieron llevarse las imágenes ni el retablo. Se fueron de vacío porque el cura y la Guardia Civil se pusieron a la cabeza de todo el pueblo, que se movilizó al tocar las campanas a rebato. «A raíz diso -explicó Rodríguez López- houbo denuncias e multáronnos a catro veciños, aínda que estabamos todos alí. Non sei moi ben por que nos tocou a nós». Además de él, que es el único que queda vivo, también tuvieron que pagar las 250 pesetas Victorino de Pisco, José O Alabardeiro y Benjamín Somoza, según recordó Eloy Rodríguez.

El cura Domingo de la Fuente y el alcalde Cándido Vázquez acompañaron a los afectados a visitar al gobernador civil. «Díxonos que eran ordes superiores e que non podía facer nada, co que volvemos para a casa, pagamos e calamos». «Os da empresa -añadió- eran uns ditadores e había que pasar polo que dixeran. Eran épocas difíciles e distintas. Mandaban quen mandaban».

El exalcalde de Portomarín trabajó en Fenosa antes de que se anegase el viejo pueblo. Midió, según dijo, todas las fincas afectadas entre Taboada y Guntín. «Deixei este traballo -confesó- despois dunha discusión con Ramiro Gómez, da casa da Costa, veciño e amigo, que era o avó de Xosé Ramón Gómez Besteiro, o que foi presidente da Deputación». Según Eloy Rodríguez, le expropiaron una viña que acababa de plantar, por la que le ofrecieron 12.500 pesetas, que era menos de lo que le habían costado las cepas. «O señor Ramiro choraba e o avogado da empresa díxolle: colla o que lle damos, que temos a tixola ben collida polo mango. Eu xa non aguantei máis e marchei».

«Do pouco que fixeron ben -explicó- están as casas da vila nova. O primitivo proxecto non asolagaba Portomarín. Eran dous encoros máis pequenos».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
7 votos
Comentarios

La inundación del viejo Portomarín: «A auga subía tres metros nun día»